Publicidad

Telemundo Noticias

El repliegue ruso de la zona donde se ubica la extinta planta nuclear fue anunciado por Ucrania, mientras Rusia sigue atacando en las afueras de Kiev y en otras ciudades clave.

KIEV, Ucrania (AP) — Las tropas rusas devolvieron el control a los ucranianos de la extinta planta nuclear de Chernobyl y empezaron a retirarse de la zona altamente contaminada, según lo anunciaron las autoridades de Ucrania este jueves.

Mientras tanto, los combates continuaron en las afueras de la capital, Kiev, y en otros frentes alrededor del país en el inicio de la quinta semana de la invasión rusa.

La compañía paraestatal Energoatom afirmó que las tropas rusas se retiraron de Chernobyl después de que recibieron “dosis significativas” de radiación al cavar trincheras dentro del bosque que está en la zona de exclusión. Aunque no hubo confirmación independiente de eso.

La retirada ocurre en un momento en el que el Kremlin ha dicho que reducirá los combates en el norte de Ucrania y en las zonas urbanas alrededor de Kiev. Sin embargo, expertos militares occidentales creen que Rusia está aprovechando el momento para reagruparse, reabastecer sus fuerzas y redistribuirlas para una nueva ofensiva, probablemente concentrada solo en la parte oriental del país.

El presidente ucraniano, Volodymyr Zelenskyy, dijo que su país está viendo “una acumulación de fuerzas rusas para nuevos ataques en Donbas» y advirtió que se estaban «preparando para eso”.

En el sur de Ucrania, un convoy de autobuses de la Cruz Roja se dirigió a Mariupol en otro intento por evacuar a las personas de la ciudad portuaria sitiada, después de que el Ejército ruso acordara un alto el fuego limitado en el área.

Decenas de miles han logrado salir de Mariupol en las últimas semanas a través de corredores humanitarios, reduciendo su población de 430,000 antes de la guerra a un estimado de 100,000 la semana pasada, pero otros esfuerzos para aliviar la ciudad se han visto frustrados por los continuos ataques rusos.

También se programó una nueva ronda de pláticas para el viernes, cinco semanas después de iniciada la guerra que ha dejado miles de muertos y ha expulsado del país a 4 millones de ucranianos.

El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo que las condiciones aún no estaban “maduras” para un alto el fuego y agregó que tampoco estaba listo para una reunión con Zelenskyy hasta que los negociadores avanzaran más en su trabajo, según reportó el primer ministro italiano, Mario Draghi, después de una conversación telefónica con el líder ruso.

En otros acontecimientos, los servicios de emergencia de Ucrania dijeron que el número de muertos había aumentado a 20 en un ataque ruso con misiles el martes a un edificio de la Administración local en la ciudad sureña de Mykolaiv.

Mientras los funcionarios occidentales buscan pistas sobre cuál podría ser el próximo movimiento de Rusia, un alto funcionario de inteligencia británico dijo que los soldados rusos se encuentran tan desmoralizados que se están negando a cumplir órdenes y sabotean su propio equipo e incluso derribaron accidentalmente uno de sus propios aviones.

En un discurso en Australia, Jeremy Fleming, jefe de la agencia de espionaje electrónico GCHQ, dijo que Putin aparentemente había “calculado muy mal” la invasión.

Los asesores de inteligencia de Estados Unidos han concluido que Putin está siendo mal informado por sus asesores sobre lo mal que va la guerra porque tienen miedo de decirle la verdad.

El portavoz del Kremlin, Dmitry Peskov, dijo que Estados Unidos está equivocado y que “ni el Departamento de Estado ni el Pentágono poseen la información real sobre lo que está sucediendo en el Kremlin”.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.