Publicidad
Univision Noticias
UVALDE, Texas.- Un padre contó el momento en que se enteró que su hija había recibido un balazo en el pecho durante el tiroteo en la escuela de Uvalde, el cual dejó a 19 niños y dos adultos muertos y ha sido el segundo tiroteo escolar más letal en la historia de Estados Unidos. Javier Cazares, padre de una niña de 9 años y que cursaba cuarto grado, Jacklyn Cazares, relató que escuchó los disparos en la escuela y corrió hacia el lugar.
Llegó mientras la policía aún estaba reunida afuera del edificio. Cuando pudo conocer algo sobre el estado de su hija le comunciaron que la habían trasladado herida de gravedad a un centro médico. El padre tuvo que esperar horas para que le dieran noticias de ella. «Estamos enojados»: dice el padre de Jacklyn Cazares “Estamos enojados”, dice Hernández a Univisión 41 San Antonio. “A mi hija le dieron un balazo en el pecho, pero no sabemos cuánto tomó así, hasta que la sacaron para afuera”. La niña fue asesinada en su salón de clases, cuando compartía con un grupo de cinco niñas muy amigas, incluida una prima segunda, Annabelle Rodríguez.
El padre también relata los momentos de incertidumbre y el largo tiempo que tardaron en confirmar del hospital que su hija era la niña que falleció. “(Fueron) dos horas y media para decirnos que era ella, que falleció”, cuenta el padre sobre su niña que había hecho hace poco la primera comunión. “Todas (las niñas) están muertas”, comentó Cazares. Las familias de las primas asesinadas se reunieron este miércoles para consolarse mutuamente.
Cazares señaló que su hija era “explosiva” que “no le gustaban los bravucones, no le gustaba que molestaran a los niños”. “Estaba llena de amor, de vida. Tenía un gran corazón y era muy fuerte. La vamos a extrañar tanto”, comentó. El padre también escribió en Facebook: La tragedia ha golpeado a nuestra ciudad natal de Uvalde. Como comunidad, nos hemos visto afectados de una forma u otra.
Pero hay unos pocos que no besarán ni abrazarán a nuestros bebés esta noche. Mi bebé ha sido arrebatada de mi familia y de mí. Estamos devastados en cierto modo, espero que nadie pase nunca por esto. Sacada de mis brazos y de la vida, de esta maldita forma cobarde, tan joven, tan inocente, llena de vida y amor.
Nos duele hasta el alma. Agradecemos a todos desde el fondo de nuestros corazones, por su amor, apoyo y oraciones. Mi niña siempre estará con nosotros y aquellos a quienes ha marcado. Que tu paso no sea en vano, algo se hará, te lo prometí. Ponte en paz con el resto de los ángeles, cariño. Papá, mamá, hermana, hermano y toda la familia te van a extrañar por siempre. Niña, todos te amamos con todo nuestro corazón. Descansa en paz, mi Bebita.
Abrir foto
Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.