Publicidad

Telemundo Noticias

Una mujer fue detenida en septiembre en Texas después de que una migrante hondureña, que acababa de cruzar la frontera de forma ilegal, la acusara de secuestrar a su bebé durante cinco meses y exigirle un rescate para liberarlo, según documentos judiciales.
El FBI fue alertado el 26 de septiembre por el Departamento de Policía de St. Petersburg, en Florida, donde vivía la hondureña cuando presentó su denuncia. La migrante, cuya identidad no ha sido revelada, explicó a la policía que, tras cruzar la frontera en Texas, se acercó un hombre y una mujer (que fue identificada como Jenna Leigh Roark) en un complejo de apartamentos de El Paso buscando indicaciones para llegar a la estación de autobuses.
El hombre y la mujer se ofrecieron a llevarla a la estación y durante el trayecto Roark le propuso cuidar a su hijo. Ambas intercambiaron números de teléfono, según los documentos judiciales.Roark enviaba periódicamente fotos y videos del niño a la migrante, y madre e hijo hablaban por teléfono dos o tres veces por semana”, según la denuncia. Pero tiempo después Roark le dijo que tenía que pagar 8,000 dólares para recuperarlo, según la denuncia, que agrega que después rebajó el precio hasta 5,800 dólares.
Abrir foto
Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.