Publicidad

Milenio

La Auditoría Superior de la Federación (ASF) pidió al Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur) aclarar 156 millones 106 mil 025 pesos por el proyecto del Tren Maya. De acuerdo con la tercera entrega de la Cuenta Pública 2019, dentro del rubro de Financiamiento y Erogaciones está pendiente por aclarar 20 millones 716 mil 232 pesos.

Te recomendamos: Proyecto de Tren Maya, en riesgo de perder rentabilidad: Auditoría Superior En cuanto a la gestión financiera de los recursos federales canalizados al proyecto del tren, la dependencia no aclaró 135 millones 389 mil 793 pesos. “En términos generales, el Fondo Nacional de Fomento al Turismo, no cumplió con las disposiciones legales y normativas que son aplicables en la materia”, indicó.

La Auditoría señaló que en este caso se encuentran temas como la adjudicación injustificada en el contrato número C-TM-008/2019 para realizar los servicios de Ingeniería Básica; la duplicidad en pagos del personal directivo y técnico, toda vez que se encontraron, tanto en costos indirectos como en cada una de las matrices de precios unitarios, la falta del establecimiento de mecanismos para verificar el cumplimiento del contrato C-TM-007/2019 sobre la liberación del derecho de vía, entre otros.

Además, el organismo encontró que no se acreditó la recepción de los servicios de un organismo internacional, a los que se pagaron 20 mil 716.2 pesos, por lo que dicho gasto no se encuentra justificado. “Ni Fonatur ni FTM contaban con un modelo financiero y proyecto ejecutivo en el que se establecieran variables económicas o financieras, entre otras, a efecto de identificar el esquema de financiamiento y las posibles obras y servicios por contratar para el proyecto Tren Maya”, apuntó la ASF.

En el proceso de adjudicación de 14 contratos de la muestra revisada en el Fonatur, éste no acreditó en dos contratos el cumplimiento de la normativa. “Se corroboró que el Fonatur careció de mecanismos o herramientas para ejercer su gobernanza con sus empresas filiales, ya que no se estableció un marco normativo que permita al Comité Técnico conocer las actividades de gestión y de rendición de cuentas de las empresas filiales. “Por lo que se refiere a la información que el Fonatur le presenta a su órgano de gobierno, se constató que existieron actividades discrecionales, debido a que la información presentada del proyecto del Tren Maya fue informativa y no para su aprobación, lo que afectó la buena gobernanza que el Comité Técnico debe materializar hacia el Fonatur”, expuso la auditoría.

En este tenor, concluyó que el inadecuado modelo de gobernanza y las deficiencias de control interno detectadas en el ejercicio fiscal 2019 respecto al proyecto del Tren Maya provocaron deficiencias por 6 millones de pesos, lo que expuso, puede generar consecuencias negativas.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.