Publicidad

Milenio Noticias

Miguel Barbosa, gobernador de Puebla, decretó dos días de luto por las víctimas tras una serie de explosiones en una toma clandestina de combustible en San Pablo Xochimehuacan, que dejó un muerto y 17 hospitalizados, de los cuales 14 continúan internados.

En conferencia de prensa, informó que se instalarán además centros de acopio para las personas afectadas, y aseguró que el estado se hará cargo de todas las víctimas. «Tomé la decisión de que tengamos dos días de luto por esta tragedia y moños negros en todas las oficinas de gobierno por el mes de noviembre y un repudio a la delincuencia, al crimen organizado y a este desorden», dijo en conferencia de prensa.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.