Publicidad

AP News

ATMEH, Siria (AP) — El líder del violento grupo Estado Islámico murió durante una redada nocturna realizada por las fuerzas especiales estadounidenses en la provincia noroccidental siria de Idlib, dijo el jueves el presidente Joe Biden.

La redada tuvo como objetivo a Abu Ibrahim al-Hashimi al-Qurayshi, quien asumió como jefe del grupo militante el 31 de octubre de 2019, pocos días después de que el líder Abu Bakr al-Baghdadi muriera durante una redada estadounidense en la misma área.

Biden dijo que al-Qurayshi murió como lo hizo al-Baghdadi, al explotar una bomba que lo mató a él y a miembros de su familia, incluidas mujeres y niños, cuando las fuerzas estadounidenses se acercaban.

La operación se produjo cuando el EI intentaba resurgir, con una serie de ataques en la región, incluido uno a fines del mes pasado para apoderarse de una prisión en el noreste de Siria que albergaba al menos a 3.000 detenidos del EI, es la operación más audaz en años. “Gracias a la valentía de nuestras tropas, este horrible líder terrorista ya no existe”, dijo Biden.

Dijo que al-Qurayshi había sido responsable de la huelga en la prisión, así como del genocidio contra el pueblo yazidi en Irak en 2014. Las fuerzas especiales estadounidenses aterrizaron en helicópteros y atacaron una casa en un rincón de Siria controlado por los rebeldes, y se enfrentaron durante dos horas con hombres armados, dijeron testigos.

Los residentes describieron disparos continuos y explosiones que sacudieron la ciudad de Atmeh, cerca de la frontera turca, un área salpicada de campamentos para personas desplazadas internamente de la guerra civil de Siria. Biden dijo que ordenó a las fuerzas estadounidenses que “tomaran todas las precauciones disponibles para minimizar las bajas civiles”, razón por la cual no realizaron un ataque aéreo en la casa.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.