Publicidad

Univision noticias

El listado del FBI de personas desaparecidas incluye 85,459 nombres, y uno de cada tres corresponde a menores de edad. En su página de Internet se acumulan casi un centenar de fotografías, cada una con su historia.

Como la de Enrique Ríos, un adolescente latino a punto de cumplir 20 años al que su madre reportó como desaparecido en 2016 en Esparto (California). Cuatro personas han sido procesadas por secuestro y asesinato en relación con este caso.

O como la Vanessa Morales, una niña latina de un año de edad a la que se busca desde el pasado 2 diciembre, cuando su madre fue hallada muerta en su casa de Ansonia (Connecticut).

O la de Karlie Lain Gusé, una adolescente de 17 años que salió poco antes del amanecer de la casa de su familia en el condado de Mono (California), dejando atrás su teléfono celular. Fue vista por última vez caminando junto a una carretera en octubre de 2018.

La información del FBI se refiere a personas desaparecidas o secuestradas, porque realmente no se conoce qué ha sido de ellas.

Pero estos son los casos no resueltos: cada año se producen casi medio millón de denuncias de desapariciones, según el FBI. Y hay muchas más que no se reportan: entre 1,6 y 2,8 millones de jóvenes huyen cada año de sus casas, según el Centro Nacional de Niños Desaparecidos o Explotados.

Cada caso es diferente, asegura esta organización, pero hay factores que incrementan el riesgo, como el uso de drogas o alcohol, las tendencias suicidas, las autolesiones, problemas de salud o relación con pandillas, por ejemplo.

La mitad de los casos examinados por este centro correspondían a jóvenes de 16 a 17 años; muchos ya habían intentando huir antes.

Los riesgos a los que se enfrentan son innumerables: desde terminar viviendo en las calles, hasta sufrir abusos.

¿Y si quisieran regresar con sus familias?

¿Y si no tuvieran ni siquiera dinero para hacerlo?

La organización National Runaway Safeline y la compañía de autobuses Greyhound ofrecen un billete gratuito de vuelta a casa para estos jóvenes de entre 12 y 21 años. Basta con llamar al número gratuito 1-800-RUNAWAY.

Este programa, creado en 1987, ofrece también un billete gratuito al progenitor o guardián en caso de que el niño tenga menos de 15 años. Y puede ser usado hasta dos veces por la misma persona. Ya ha ayudado a más de 20,000 personas.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.