Publicidad

Univision Noticias

El sistema detecta el epicentro de los terremotos y envía una notificación inmediata a los teléfonos celulares antes de que los residentes puedan sentir la sacudida provocada por la onda sísmica. SAN JOSÉ, California. – El sistema de alerta sísmica anticipada finalmente estará disponible para todos los residentes de California a partir de este jueves, según informaron las autoridades estatales.

La Oficina de Servicios de Emergencia del estado (Cal OES) informó que el lanzamiento coincide con el 30 aniversario del devastador terremoto de Loma Prieta, que en 1989 sacudió la costa central de California y la Bahía de San Francisco ocasionando la muerte de 63 personas y dejando casi 4,000 heridos. Las alertas serán enviadas a través de una aplicación para teléfonos inteligentes que utiliza la misma tecnología con la que las autoridades envían las alertas Amber. “El sistema emplea sensores de movimiento a lo largo de todo el estado para detectar los terremotos antes de que los humanos puedan sentirlos y enviará una notificación para que puedan resguardarse en anticipación a un sismo”, dijo Cal OES. De manera similar a las alertas sísmicas activas en países como México, el nuevo servicio no predice los sismos, sino que detecta su epicentro y calcula la ubicación exacta, así como su intensidad, para lanzar la notificación en las áreas más propensas a ser sacudidas.

Científicos de la Universidad de California en Berkeley y del Servicio Sismológico Nacional trabajaron por años en desarrollar el nuevo sistema de alertas anticipadas, que hasta el momento solo estaba disponible a gran escala para el condado de Los Ángeles en su fase de prueba.

Una vez se haga pública, la aplicación telefónica estará disponible para dispositivos iPhone a través de la App Store y para los equipos con sistema operativo Android en la tienda virtual Google Play. ¿Cómo funcionan?

Aunque es común que los residentes de la Ciudad de México reciban las alertas hasta 60 segundos antes de la sacudida de un sismo, en California la ubicación de las fallas geológicas limita demasiado las probabilidades de recibir las notificaciones con tal anticipación. Sin embargo, eso no quiere decir que el sistema ShakeAlert no pueda realizar ajustes en los algoritmos de sus sensores para que las alertas se reciban en todos los teléfonos celulares, incluso cuando hay temblores de menor intensidad. Tanto el ShakeAlert como el SAS Mex funcionan con base en sensores colocados a lo largo de las fallas geológicas que detectan dos distintos tipos de ondas sísmicas, las cuales suelen viajar a velocidades promedio de 4 millas por segundo. Cuando una de esas ondas queda registrada, la señal viaja a la velocidad de la luz hasta un sistema computarizado que determina la ubicación del epicentro y el tiempo de viaje de ambas ondas.

Una vez que esa información es procesada, el algoritmo define si se envía o no una alerta para una ubicación geográfica determinada y, en ocasiones, el tiempo restante para que ese lugar reciba la onda sísmica, segundos que pueden ser vitales para resguardarse, alejarse de máquinas y productos químicos peligrosos, apagar el suministro de gas y electricidad, salir de una estructura o detener el tráfico de trenes en caso de ser necesario.

Para que las alertas sísmicas lleguen a un determinado instrumento (teléfono, altoparlante, radio) se tienen que tomar en cuenta dos factores principales: el primero tiene que ver con la distancia entre la ciudad en la que se recibe la notificación y la zona del epicentro; la segunda está relacionada a la magnitud del sismo y la intensidad con la que las ondas llegarán a una determinada región.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.