Publicidad

Fabiola Navarrete/ Tu Tiempo Digital

Hola a todos, espero que la bendición y la gracia de Dios esté sobre ustedes. En esta ocasión, el  Señor me ha pedido que hablemos un poco más sobre la Fé.

¿Qué es la Fé? En Hebreos 11:1 encontramos la definición de Fé. Nos dice que es: “la certeza de lo que se espera, la convicción de lo que no se ve”.

Es apremiante hoy más que nunca que aprendamos a caminar por Fé y no por vista. A nuestro alrededor sólo tenemos eventos trágicos y el panorama mundial es desalentador. Pero nosotros sabemos que Nuestro Padre Celestial es quien nos ayudará a salir de ésta y de cualquier otra situación adversa que enfrentemos. Ya hemos hablado de lo mucho que nos ama y de lo grande que es su Fidelidad. Nada de lo que veamos debe desalentarnos.

En 2 Corintios 4: 7-9 Encontramos unos versículos muy poderosos que se aplican perfecto a esta situación que estamos enfrentando. Dice así: “Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios, y no de nosotros, que estamos atribulados en todo, mas no angustiados; en apuros, mas no desamparados; derribados, pero no destruidos.

Aquí el apóstol Pablo le daba este mensaje a los hombres de Dios que se encontraban esparciendo el mensaje del Señor. Ese tesoro del que habla es justo el mensaje del Evangelio pero es también este tesoro el Espíritu Santo que habita dentro de nosotros y quien nos permite ejercer nuestra Fé. Esos vasos de barro somos nosotros. Somos frágiles, pero Dios es nuestra fortaleza, Él es quien nos respalda.

Lo que más me llama la atención es esta parte donde dice: “atribulados en todo, mas no angustiados”, no importa las dificultades que estemos enfrentando, debemos mantenernos tranquilos. “En apuros, mas no desesperados” No permitamos que las preocupaciones nos agobien, no dejemos que la desesperación se apodere de nosotros. “Perseguidos, mas no desamparados”. No podemos sentirnos desamparados pues sabemos que tenemos un Dios Todopoderoso, que nos ama y nos cuida. Él es nuestra sombra a nuestra mano derecha. “Derribados, pero no destruidos”. Pueden hacernos caer, pero recuerden que es Dios que nos extenderá su mano y nos ayudará a levantarnos y después de levantarnos, seremos más fuertes.

Ahora bien, para practicar nuestra Fé debemos mantenernos en comunión con Dios y también leer la Palabra. En Romanos 10:17 nos dice: “ Así que la Fé es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios”. Hagamos de la lectura de la biblia un hábito, pues ahí encontraremos el mejor alimento para nuestra vida.

Al final del capítulo 4 de 2 de Corintios,  en el versículo 16 nos dice: “No mirando nosotros las cosas que se ven sino las que no se ven; pues las cosas que no se ven son temporales. Mantengamos nuestra mirada fija en esas cosas que realmente importan y que son las cosas que vienen de Dios y no los placeres efímeros de este mundo.

Vamos a creer todo lo que Dios nos ha prometido porque él no es hombre para mentir ni hijo de hombre para arrepentirse. Así todo a nuestro alrededor nos muestre lo contrario a lo que le hemos pedido a Dios, sigamos confiando en Él porque su palabra siempre se cumple. Todo llegará a su debido, tiempo, al tiempo de Dios.

Si logramos mantener nuestra paz a pesar de todas las adversidades que se nos presenten, nuestra acciones y reacciones serán las más adecuadas y seremos un buen ejemplo para nuestra familia, para la sociedad y para el mundo entero. Tendremos un bienestar espiritual, emocional y físico.

Justo ahora que está por iniciar este nuevo ciclo escolar que será diferente, debemos poner en práctica nuestra Fé. Vamos a declarar que será un excelente ciclo escolar y que nos traerá bendiciones a todos.  De esta manera, contagiaremos a nuestros hijos de esta nueva actitud y todo está mucho mejor.

Jesús mismo nos dijo que si tuviéramos la Fé de un grano de mostaza, le pediríamos a un monte que se moviera y se movería. Recuerden que no hay nada imposible para Dios. En Hebreos 11:L6 nos dice” Sin Fé es imposible agradar a Dios”. Ahí también en ese mismo versículo nos dice que Dios es galardonador de los que le buscan. Vamos a vivir con una Fé Inquebrantable, pues eso es lo que Dios quiere para nosotros.

Los amo, les mando un fuerte abrazo y primero Dios, los veo muy pronto.

Faby

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.