Publicidad

Milenio

Las autoridades de la Ciudad de México tienen claro su objetivo: disminuir la demanda de pacientes positivos a covid-19 en hospitales. Para ello, a través del C5, crearon un “hospital virtual”, que ya tiene 400 pacientes activos, a quienes se les brinda atención en su domicilio. Esto se hizo mediante un convenio con el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) que a su vez proporcionó facilidades para la atención del paciente con covid-19 en su propia casa. “El gobierno de la Ciudad de México tiene un convenio también con el Insabi donde una empresa particular acude al domicilio de la persona e interviene desde el principio instalando un concentrador… también hace un análisis clínico y dependiendo de estos resultados se determina el tipo de medicamente o tratamiento que debe llevar desde el domicilio”, explicó el director general de operaciones del C5, Juan Antonio Sánchez.

En entrevista para MILENIO, el funcionario local aclaró que para que un enfermo de covid-19 pueda acceder a este tipo de atención debe tener una prueba positiva no mayor a 10 días y que la lectura de oxigenación no sea menor a 88. “En caso de estar grave el paciente se determina que necesita un traslado a hospital y entonces por sistema en tiempo real se pasan los datos de la videoconferencia al área”, refirió. A los pacientes estables se les visita diariamente durante 15 días y al cumplirse ese plazo se evalúa si deben continuar con el tratamiento o pueden ser dados de alta. “Es un programa exitoso, nos ayudó a bajar la demanda de pacientes que requerían una cama en hospital y pues tenemos un hospital virtual… tenemos 400 activos al día de hoy, significa que son 400 camas que no se están utilizando en un hospital, ese es el impacto directo”, aseguró Juan Antonio Sánchez.

Puntualizó que, el incremento de enfermos, durante enero, los llevo a la “necesidad de ampliar la capacidad hospitalaria y nos dimos cuenta que, si los pacientes positivos de covid eran atendidos en etapas tempranas en realidad el porcentaje de aquellos que empeoraban era muy bajo”. El director general de operaciones del C5 explicó que la distribución de ambulancias en la capital para trasladar a pacientes positivos por covid-19 requiere de mucha coordinación y precisión, sobre todo, porque solo se cuenta con 145 unidades distribuidas en tres turnos. Lo que significa, 45 por cada turno, y que pertenecen a la Ciudad, IMSS, ISSSTE, Sedena, Cruz Roja, ERUM, etcétera. Actualmente, precisó, realizan de 35 a 40 traslados diarios a hospitales. Al marcar al 911 y escuchar la frase: ¿cuál es su emergencia? Y ahí inicia el proceso de posible despacho de una ambulancia a un domicilio.

En primer lugar, se cuestiona a la persona si tiene confirmación por covid-19. En caso de que su respuesta sea negativa se le invita a realizarse una prueba en los quioscos de la ciudad, pero, si es positiva se traslada su caso a los médicos virtuales, quienes realizan una videollamada al paciente para realizar un tamizaje sobre su situación. El 911, durante enero, recibió 750 llamadas relacionadas con covid-19 y esto a ha disminuido a 250. En general desde el arribo, chequeo, traslado e ingreso del paciente, la ambulancia puede tardar hasta 2 horas y 20 minutos en finalizar su recorrido. Posteriormente, para que vuelva a estar disponible para atender otro caso, la unidad debe ser desinfectada junto con el personal a bordo. “De tal manera desde que comienza un servicio una unidad hasta que nuevamente esté disponible podemos hablar de que andamos de tres horas a cuatro horas”, concluyó, Juan Antonio Sánchez.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.