Publicidad

Univision Noticias

El más reciente revés a los esfuerzos del Trump por resisir la transición se dio en Michigan, donde la junta electoral votó para certificar los resultados en ese estado. Luego, la Administración de Servicios Generales (GSA) informó al presidente electo, Joe Biden, que dio inicio a la transición.

Con la certificación de resultados en estado clave y una creciente presión de legisladores y voces de peso republicanas para que acepte su derrota, el presidente Donald Trump pidió este lunes a su equipo iniciar los protocolos de transición aunque sigue empecinado en desafiar en las cortes el triunfo electoral del presidente electo Joe Biden.

También este lunes, y tras semanas de demora, la Administración de Servicios Generales (GSA en inglés) dijo a Biden que había iniciado el proceso de transición y la junta electoral de Michigan votó a favor de certificar los resultados en ese estado.

Todo ello mientras senadores republicanos como Rob Portman, de Ohio, y Shelley Moore Capito, de West Virginia, se sumaron a las decenas de voces republicanas que han roto filas o se han distanciado de Trump y sus esfuerzos para deslegitimar el proceso electoral.

En una columna de opinión en The Cincinnati Enquirer, Portman se refirió al gobierno de Biden como un “posible evento” y dijo que se le debería de dar fondos al presidente electo para la transición de poder.

“En base a toda la información disponible ahora, ni el conteo final y legal de votos ni los recuentos han conllevado a un resultado diferente en estado alguno”, dijo Portman. “En otras palabras, la determinación inicial que muestra a Joe Biden con suficientes votos electorales para ganar no ha cambiado”, agregó.

Capito, por su parte, dijo en un comunicado que si bien Trump tiene el derecho de presentar demandas, “la elección de 2020 debe de acabar en algún momento”, reportó el diario The Washington Post.

Pero Trump considera que tiene espacio para continuar peleando los resultados con demandas en las que argumenta que hubo fraude, irregularidades y falta de transparencia, pero sin poder hasta ahora presentar evidencias de ello. En su anuncio sobre el pedido a su equipo para comenzar con pasos de la transición, por ejemplo, dijo que «continuará su buena batalla».

«¡Nuestro caso continúa FUERTEMENTE, seguiremos la buena batalla y creo que prevaleceremos! Sin embargo, para mejor beneficio de nuestro país estoy recomendando que Emily y a su equipo que haga lo que se tiene que hacer con relación a los protocolos iniciales, y le he dicho a mi equipo que haga lo propio», tuiteó el presidente en referencia a la decisión tomada por Emily Murphy, la administradora de la GSA.

Murphy es la encargada de firmar la carta que da paso a la transición, algo que suele ocurrie cuando los medios proyectan a un ganador pero en esta ocasión se demoró semanas después de las presidenciales del 3 de noviembre.

Con la certificación de resultados en estado clave y una creciente presión de legisladores y voces de peso republicanas para que acepte su derrota, el presidente Donald Trump pidió este lunes a su equipo iniciar los protocolos de transición aunque sigue empecinado en desafiar en las cortes el triunfo electoral del presidente electo Joe Biden.

También este lunes, y tras semanas de demora, la Administración de Servicios Generales (GSA en inglés) dijo a Biden que había iniciado el proceso de transición y la junta electoral de Michigan votó a favor de certificar los resultados en ese estado.

Todo ello mientras senadores republicanos como Rob Portman, de Ohio, y Shelley Moore Capito, de West Virginia, se sumaron a las decenas de voces republicanas que han roto filas o se han distanciado de Trump y sus esfuerzos para deslegitimar el proceso electoral.

En una columna de opinión en The Cincinnati Enquirer, Portman se refirió al gobierno de Biden como un “posible evento” y dijo que se le debería de dar fondos al presidente electo para la transición de poder.

“En base a toda la información disponible ahora, ni el conteo final y legal de votos ni los recuentos han conllevado a un resultado diferente en estado alguno”, dijo Portman. “En otras palabras, la determinación inicial que muestra a Joe Biden con suficientes votos electorales para ganar no ha cambiado”, agregó.

Capito, por su parte, dijo en un comunicado que si bien Trump tiene el derecho de presentar demandas, “la elección de 2020 debe de acabar en algún momento”, reportó el diario The Washington Post.

Pero Trump considera que tiene espacio para continuar peleando los resultados con demandas en las que argumenta que hubo fraude, irregularidades y falta de transparencia, pero sin poder hasta ahora presentar evidencias de ello. En su anuncio sobre el pedido a su equipo para comenzar con pasos de la transición, por ejemplo, dijo que «continuará su buena batalla».

«¡Nuestro caso continúa FUERTEMENTE, seguiremos la buena batalla y creo que prevaleceremos! Sin embargo, para mejor beneficio de nuestro país estoy recomendando que Emily y a su equipo que haga lo que se tiene que hacer con relación a los protocolos iniciales, y le he dicho a mi equipo que haga lo propio», tuiteó el presidente en referencia a la decisión tomada por Emily Murphy, la administradora de la GSA.

Murphy es la encargada de firmar la carta que da paso a la transición, algo que suele ocurrie cuando los medios proyectan a un ganador pero en esta ocasión se demoró semanas después de las presidenciales del 3 de noviembre.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.