Publicidad

Milenio Noticias

La semana pasada, en la Corte Federal del Distrito Oeste de Texas, en la sede de El Paso, Mario Núñez Meza, El M10 —un tiempo lugarteniente y operador en Ciudad Juárez de Joaquín El Chapo Guzmán— fue sentenciado a 40 años de prisión; Fernando Arellano Romero, El Rayo, a 17; y David Sánchez Hernández, El Christian, recibió 20 años de condena.
Los tres están en un grupo de 24 personas dentro de un dictamen encabezado por El Chapo e Ismael Zambada García El Mayo, ingresado en la corte texana en 2012, y que señala a los imputados de ser miembros del cártel de Sinaloa y alentar la importación y distribución de sustancias controladas, lavado de dinero, portación de armas, entre otros crímenes.
Todos ellos pertenecían a la policía municipal y estatal en Chihuahua desde donde sirvieron al cártel de Juárez, al que traicionaron para unirse al Chapo y al Mayo entre 2008 y 2011, aunque luego intentaron formar su propia banda criminal, según indagaciones.
El dictamen señala que El M10 fungió como un lugarteniente relevante del Chapo en Chihuahua y Durango, donde inicialmente fundó la organización Gente Nueva, que desató una sangrienta y prolongada guerra contra el cártel de Juárez, al que perteneció.
Abrir foto
Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.