Publicidad

Univision Noticias

Aduanas y Protección Fronteriza señaló que el número de llegadas de inmigrantes a lo largo de la frontera sur de EEUU se disparó a los niveles más altos desde 2000, superando los 200,000 por tercera vez durante el gobierno de Biden.

El número de inmigrantes indocumentados que ha cruzado la frontera sur de EEUU se disparó durante el pasado mes de marzo alcanzando niveles récord que no se veían desde el año 2000, según cifras de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés).

De acuerdo con los datos, el mes pasado procesó a 221,303 inmigrantes, lo que superó el pico anterior bajo la administración Biden en julio de 2021, cuando los funcionarios estadounidenses registraron 213,593 encuentros con migrantes.

Estos números podrían ser el preámbulo de lo que podría significar el fin de las restricciones en la frontera debido a la pandemia de coronavirus.

Casi 210,000 de los encuentros con migrantes el mes pasado fueron registrados por la Patrulla Fronteriza. La última vez que las detenciones mensuales de la Patrulla Fronteriza fueron más altas fue en marzo de 2000, cuando la agencia reportó 220,063 arrestos de inmigrantes, según datos históricos de CBP.

El aumento en las llegadas a la frontera se produce cuando la administración Biden se prepara para eliminar las reglas del llamado Título 42, que ha permitido a las autoridades expulsar rápidamente a los migrantes sin procesar sus solicitudes de asilo dando razones de salud pública debido al covid-19. La política, instituida por primera vez bajo la administración Trump, expirará el 23 de mayo.

Tan solo en el mes de marzo, las autoridades de inmigración llevaron a cabo 109,549 expulsiones bajo el Título 42, lo que representa casi el 50% de todas las detenciones de migrantes.

Las familias migrantes que viajan con hijos menores y que no son procesados bajo el Título 42 generalmente son liberadas con avisos judiciales, a veces con dispositivos de seguimiento, como monitores de tobillo. La mayoría de los niños no acompañados, que están exentos del Título 42, son trasladados a refugios gubernamentales.

El fin de esta medida ha generado rechazo por parte de demócratas y republicanos. El gobernador de Texas, Greg Abbott, dijo que Texas tomaría varias medidas en respuesta al fin de las restricciones de asilo, que se espera que conduzca a un aumento de inmigrantes.

Una de sus medidas fue la implementación de inspecciones adicionales en los cruces fronterizos como una “política de tolerancia cero para los vehículos inseguros” que trafican migrantes y drogas. Sin embargo, el viernes por la tarde anunció el fin de la medida que obstruía el tráfico y que generaba embotellamientos de camiones comerciales en la frontera entre Estados Unidos y México, después de una semana de reacciones violentas y temores de pérdidas económicas más profundas.

Abbott también ha alquilado autobuses para enviar a los inmigrantes a Washington DC. El gobernador culpa al gobierno de la crisis que se vive en la frontera con México y asegura que la mayoría de los inmigrantes que son admitidos en el marco del debido proceso son criminales.

Aumentan los accidentes de inmigrantes en la frontera

El aumento en los cruces también ha generado un mayor número de accidentes de migrantes en el muro fronterizo, muchos de los cuales han caído o quedado colgando del muro entre Estados Unidos y México, un fenómeno que ha alertado a diversas organizaciones y autoridades ante el rápido aumento de casos, a los que también se suman naufragios y fallecimientos por las altas temperaturas durante los veranos en los desiertos fronterizos.

Se trata de un círculo vicioso, pues la falta de políticas está obligando cada vez más a los inmigrantes a asumir mayores riesgos, y a los «coyotes» a cobrar más dinero, según explicó a la agencia Efe Juan José Gutiérrez, director de la Coalición de Derechos Plenos para Inmigrantes, que agrupa cerca de 30 organizaciones.

Gutiérrez aseguró que se prevé que las cifras para este 2022 sigan en aumento. Tan solo en el año fiscal 2021, la Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés) registró un récord de 557 muertes en la frontera con México, que superó por casi el doble los 300 fallecimientos de 2019.

Sin embargo, se ha alertado que la cifra real podría ser mayor, pues la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) documentó 650 fallecimientos en la frontera sur de EEUU en ese mismo periodo.

El último incidente en el muro fronterizo sucedió el pasado 11 de abril, cuando una migrante falleció tras quedar colgada boca abajo por un largo periodo de tiempo de la valla metálica, según detalló esta semana la Oficina del Alguacil del Condado de Cochise (Arizona).

En febrero, el inmigrante Juan Carlos Rivera Cerón, de 37 años, se cayó de cabeza desde el muro fronterizo, según el Departamento de Policía de San Luis, en Arizona. Marco Santana, del Departamento de Policía, dijo que el servicio de emergencia no pudo salvarle la vida y fue declarado muerto en el lugar.

El panorama no luce diferente en la frontera de Texas con México. La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) detalló esta semana el caso de dos inmigrantes que sufrieron heridas al escalar el muro fronterizo en Clint, a unas 12 millas al oeste del Puerto de Entrada de Tornillo.

En California las agencias federales y locales de San Diego investigan el naufragio de un bote con inmigrantes ocurrido el pasado 10 de abril en el que murió un mexicano de 37 años, oriundo de Guerrero, de acuerdo con las autoridades consulares mexicanas.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.