Publicidad

Telemundo Noticias

Los niños que llegan a la frontera sur sin sus padres han representado un desafío político y humanitario para los últimos tres presidentes. Los cruces de estos menores comenzaron a aumentar considerablemente en 2009, cuando fueron interceptados en la frontera 19,418, según la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, por sus siglas en inglés), y alcanzaron su cénit en 2014 con 68,000 detenciones. Los analistas creen que 2021 puede superar ese récord, con más de 600 niños que llegan diariamente a la frontera entre Estados Unidos y México. La mayoría son adolescentes en busca de asilo.

Los informes de niños alojados en albergues o instalaciones similares a cárceles han puesto al presidente Joe Biden a la defensiva sobre lo que los críticos denominan una «crisis en la frontera». En su primera conferencia de prensa, la semana pasada, Biden enfatizó repetidamente que su práctica es diferente a la del expresidente Donald Trump: «No estamos hablando de gente arrancando a bebés de los brazos de sus madres», aseguró el presidente, quien agregó que su Administración está actuando «rápidamente para sacar a estos niños de las instalaciones de la Patrulla Fronteriza».

La inmigración infantil ha sido durante mucho tiempo un asunto tan crítico para ambos partidos políticos por cuatro razones principales, de acuerdo con mis investigaciones como estudioso de este tema y el análisis de docenas de artículos de revisión de leyes. El Departamento de Salud (HHS, por sus siglas en inglés), debe hacerse cargo de los niños no acompañados dentro de las 72 horas posteriores a su detención por parte de CBP. Mientras se resuelve su situación legal como inmigrantes o solicitantes de asilo, un trámite que puede demorar más de dos años, intentan poner a los niños en contacto con sus padres, otros familiares o allegados. Un niño que no tiene a nadie en Estados Unidos es llevado a un refugio autorizado mientras su solicitud de asilo o proceso migratorio avanza. Asociaciones sin o con fines de lucro operan más de 170 instalaciones para el alojamiento de menores en 22 estados, recibiendo para ello subvenciones federales.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.