Publicidad

KSBY Noticias

FERNDALE, California, EE.UU. (AP) — Un fuerte sismo sacudió un tramo rural del norte de California la madrugada del martes, despertando a los residentes, cortando el suministro eléctrico a 70.000 personas y dañando algunos edificios y una carretera, dijeron las autoridades. Se reportaron dos heridos.

El terremoto de magnitud 6,4 ocurrió a las 2:34 a.m. cerca de Ferndale, una pequeña comunidad a unas 210 millas (345 kilómetros) al noroeste de San Francisco y cerca de la costa del Pacífico. El epicentro se encontraba cerca de la costa a una profundidad de unas 10 millas (16 kilómetros). Siguieron numerosas réplicas.
La Oficina de Servicios de Emergencia del condado de Humboldt tuiteó inicialmente que había informes de «daños generalizados en carreteras y viviendas», pero las autoridades indicaron posteriormente que hubo focos de daños significativos, pero en general fue menor de lo que cabría esperar por el tamaño del temblor.

La región es parte de la costa norte poco poblada de California, hogar de bosques de secuoyas, montañas, un puerto y una universidad estatal. Mucho antes de que el estado legalizara la marihuana, Humboldt era parte del Triángulo Esmeralda de tres condados donde la producción clandestina de cannabis era legendaria.

Se reportaron dos heridos, pero se espera que ambas personas se recuperen, dijo la especialista en información del alguacil del condado, Samantha Karges, en un correo electrónico a The Associated Press. No se informaron muertes de inmediato, dijo Brian Ferguson, portavoz de la Oficina de Servicios de Emergencia del Gobernador de California.

Hay «algunos daños» en los edificios y la infraestructura, y dos hospitales en el área se quedaron sin electricidad y funcionaban con generadores, pero la escala del daño parecía ser «mínima» en comparación con la fuerza del terremoto, dijo. También hubo un informe de una fuga de gas, dijo.

Las autoridades cerraron un importante puente en Ferndale que mostraba daños. El departamento de carreteras del estado tuiteó una foto que mostraba el pavimento arrugado.

El senador estatal Mike McGuire, que representa el área, dijo que la pequeña ciudad de Rio Dell, hogar de unos pocos miles de personas, sufrió la mayor parte del daño. McGuire dijo que no estaba en el área en el momento del terremoto, pero recibió informes de temblores sostenidos «violentos».

Hubo un incendio estructural confirmado, algunas estructuras se desprendieron de sus cimientos y el sistema de agua municipal resultó dañado, pero no estaba claro si alguna casa o negocio perdió el acceso al agua, dijo McGuire.

Unas 72.000 personas se quedaron sin electricidad, dijo.

El corte de energía afectó a la principal línea de transmisión que llega a la región y el trabajo de restauración de Pacific Gas & Electric se retrasó porque la lluvia impidió el uso de un helicóptero para evaluar los daños, dijo McGuire. La empresa de servicios públicos esperaba que la electricidad se restableciera por la noche, pero los residentes deben estar preparados para pasar más tiempo sin electricidad, dijo.

El condado de Humboldt tiene alrededor de 136,000 residentes y se encuentra en una parte del estado que tiene una larga historia de grandes terremotos, incluido uno de magnitud 7.0 en 1980 y 6.8 en 2014, según la Autoridad de Terremotos de California.

La ciudad de Eureka, de 26.000 habitantes, dijo en su sitio web que «no se reportaron daños significativos» de inmediato.

El residente de Eureka, Dan Dixon, de 40 años, dijo que él y su esposa estaban durmiendo cuando los despertó de golpe y sacudió todo, arrojando fotos al suelo en su casa. Su hija pequeña, dijo, durmió durante todo el proceso.

“Probablemente fue el terremoto más violento que hemos sentido en los 15 años que he vivido aquí”, dijo. “Físicamente movió nuestra cama”.

Caroline Titus, residente de Ferndale, tuiteó un video en su casa a oscuras de muebles derribados y platos rotos.

«Nuestra casa es una casa victoriana de 140 años. El movimiento norte/sur es muy evidente en lo que cayó», tuiteó.

“Ese fue uno grande”, dijo en otro tuit.

Larkin O’Leary, de 41 años, de Santa Rosa, viajó para pasar su aniversario con su esposo en Ferndale, donde fueron sacudidos por un terremoto el año pasado. Decidieron volver a intentarlo y reservaron el paquete romántico en una posada histórica, el mismo lugar que hace un año.

O’Leary dijo que se despertó a las 2:30 a. m. con una sensación extraña y trató de volver a dormir.

“Me acosté de nuevo y fue casi como si alguien hubiera saltado sobre la cama”, dijo. “Fue tan aterrador”.

“Tembló de una manera que nunca había experimentado. Estaba arriba, abajo, alrededor”, dijo.

La pareja salió rápidamente de Ferndale y regresó a su casa.

“Nunca más”, dijo O’Leary.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.