Publicidad

Telemundo Noticias

El paradero del sargento Elder Fernández se desconoce desde el pasado lunes. «Es muy, muy raro», dice su tía. Otra vez la base se encuentra involucrada en un hecho siniestro tras las muertes de Vanessa Guillén y Gregory Morales.

Un nuevo hecho siniestro involucra la base militar de Fort Hood, Texas. Y, trágicamente, otra vez el protagonista es un joven soldado desaparecido.

Las autoridades han emitido alertas públicas este jueves para intentar localizar al sargento Elder Fernández (o Fernandes, según otra versión difundida de su identidad), de 23 años y de quien no hay noticias ya desde el pasado lunes 17 de agosto, cuando otro soldado lo dejó en su casa de Killeen, cerca de Fort Hood, según familiares.

La policía de Killen detalló que Fernandes mide 5 pies y 8 pulgadas (unos 1,72 metros) y pesa 33 libras (60,33 kilogramos). Según esta descripción, cuando desapareció llevaba una camiseta y pantalones cortos de entrenamiento físico del Ejército negros y un par de tennis rojos.

[El Ejército reconoce que Fort Hood tiene una de las tasas más altas de asesinato y agresión sexual de todo el país]

La última persona que lo vio fue un sargento de personal (el grado superior más próximo al de sargento en el escalafón militar) quien dejó a Fernández afuera de su casa el lunes, agregó la policía.

Fuentes de la base militar de Fort Hood explicaron que este soldado es un especialista en química, biología, radiología y nuclearadscrito a la Brigada de Sostenimiento de la 1ª División de Caballería.

“Hemos completado una búsqueda en toda el área de la división, que incluye áreas de uso compartido de automóviles, estacionamientos y edificios del cuartel general”, agregaron estas fuentes.

Otras agencias y organizaciones han sido involucradas en la investigación para encontrarlo, dijeron también. Tanto la policía como el Ejército han pedido ayuda al público para localizarlo. «Nuestra principal preocupación es garantizar su bienestar y seguridad», escribió su división en un tuit.

Isabel Fernández, tía del joven desaparecido, dijo en una entrevista con el medio local ABC 13 que lo que ha pasado le parece “muy, muy raro”.

“Ha estado en contacto con nosotros desde la semana pasada. Hablé personalmente con él el viernes por la mañana. Él habló con su madre el domingo pasado y prometió que llamaría el lunes», dijo. «El lunes llegó y se fue y no llamó, y no respondió las llamadas de nadie más. El martes, no hubo llamadas y mi hermana fue corriendo allí ayer, y todavía no hemos tenido noticias de él», agregó.

El joven es originario de Massachusetts, según este medio.

La base de Fort Hood ha sido objeto de interés público nacional recientemente por otros casos de desapariciones vinculados a ella.

Hace justo un año, se reportó la desaparición de Gregory Morales, de 24 años, quien también era soldado en la base de Fort Hood. Sus restos fueron encontrados el 21 de junio de este año en un campo en Killeen, a poco más de 10 millas (16 kilómetros) del lago Stillhouse Hollow. La policía de Killeen todavía está investigando su muerte.

Y el 1 de julio concluyó trágicamente la búsqueda de Vanessa Guillén, soldado que desapareció de Fort Hood en abril y cuyos restos fueron hallados ese día cerca del río Leon en el condado de Bell, a unas 20 millas (32 kilómetros) al este de la base.

[«¡Qué viva Vanessa Guillén!»: así despidieron por última vez a la soldado latina asesinada en Texas]

Las autoridades creen que el responsable de su muerte es Aaron Robinson, de 20 años, quien presuntamente mató y desmembró a Guillén y dispuso que los restos se desecharan en bosques cercanos.

Robinson se suicidó el mismo día en que se hallaron los restos de Guillén. Cecily Aguilar,de 22 años y originaria de Killeen, ha sido acusada de colaborar con ese joven para esconder los restos de Guillén y tiene ahora tres cargos federales por conspiraciónrelacionados con la muerte de la soldado. Ella se declaró no culpable.

El Ejército retrasó la transferencia del comandante de Fort Hood, Scott Efflandt, a una asignación más prestigiosa en Fort Bliss, Texas, mientras que un equipo de investigadores independientes determina si errores en el liderazgo de la base contribuyeron a las muertes y desapariciones. El secretario del Ejército, Ryan McCarthy, comentó que Fort Hood tiene una de las tasas más altas de asesinatos, agresiones sexuales y acoso en el Ejército.

Entre los meses de julio y agosto, también se reportaron las muertes de los soldados Mejhor Morta, de 26 años y Francisco Gilberto Hernández-Vargas, de 24 años. En ambos casos la causa preliminar de los fallecimientos indicada es el ahogamiento.

Las autoridades por el momento no han indicado oficialmente que los casos mencionados hasta ahora puedan estar vinculados uno al otro.

Quien tenga información útil sobre el paradero de Elder Fernández puede ponerse en contacto con la policía militar de Fort Hood al 254-288-1170 o al Comando de Investigación Criminal del Ejército al 254-287-2722.

«Estamos aquí todos preocupados. Tiene una gran familia y tenemos que encontrarlo”, dijo su tía Isabel. “Y tenemos que encontrarlo con vida».

228

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.