Publicidad

Univision Noticias

El martes el secretario del DHS confirmó que se eliminará el Título 42 a partir de las cero horas del 21 de diciembre, pero advirtió que el gobierno seguirá “deportando aceleradamente” a extranjeros indocumentados que lleguen a la frontera sin documentos o “carezcan de una base legal para permanecer en Estados Unidos”.

Pero al ser eliminado el Título 42, “el DHS procesará a las personas que se encuentren en la frontera sin los documentos de viaje adecuados utilizando sus antiguas autoridades del Título 8, que prevén consecuencias significativas, incluida la prohibición de reingreso a las personas a las que se les expulsa durante cinco años”, advirtió.

Las deportaciones bajo el Título 8 mencionadas por Mayorkas constituyen la base del derecho de inmigración Estados Unidos, explica un informe de la Universidad de Cornell, Nueva York. Y señala que la Ley de Reforma y Control de la Inmigración (IRCA de 1986), “intensificó” las medidas que aplica estados unidos para “disuadir la inmigración a través de reglamentaciones fronterizas reforzadas y sanciones para los empleadores que contratan extranjeros ilegales con conocimiento de su estatus migratorio”.

Y no solo permite deportar a personas que no tienen una causa probable de asilo. La lista de deportables incluye, entre otros:

  • Aquellos que intenten ingresar o hayan ingresado a EEUU sin haber sido admitidos o en libertad condicional luego de la inspección de un oficial de inmigración en un puerto de entrada designado, y que no hayan establecido a satisfacción del oficial de inmigración que ha estado físicamente presente en el país continuamente durante el período de 2 años inmediatamente anterior a la fecha de determinación de inadmisibilidad;
  • Si un agente del DHS determina que un extranjero no puede entrar porque es inadmisible en virtud de la Sección 212 de la Ley de Inmigración;
  • Personas que fueron deportadas anteriormente y no han cumplido el tiempo de castigo;
  • Individuos que han cometido crímenes o delitos que los convierten en una amenaza a la seguridad pública y nacional de Estados Unidos;
  • Personas que han cometido delitos de bajeza moral;
  • Cualquier extranjero que haya sido condenado por un delito que implique depravación moral cometido dentro de los cinco años (o 10 años en el caso de un extranjero que tenga el estatus de residente permanente legal según la sección 1255(j) de este título) después de la fecha de admisión, y haya sido condenado por un delito por el que pueda imponerse una pena de un año o más;
  • Personas que tengan múltiples condenas penales.

Al cierre de esta nota el DHS no ha emitido una respuesta respecto al fallo del juez Kacsmaryk ni tampoco si activará los retornos a México de solicitantes de asilo a esperar en ese país la resolución de sus casos en los tribunales de inmigración de Estados Unidos.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.