Publicidad

KCOY Noticias

Durante una fiesta en una casa de St. Louis, dos primos de 14 y 12 años encontraron una pistola y se metieron al baño para hacer un Live de Instagram mientras presumían el arma que maniobraban con displicencia.
En medio de esa transmisión, que estaban sintonizando varios de sus familiares, la pistola se disparó por accidente matando a Kuaron Harvey y la pequeña Paris Harvey, quienes cayeron muertos ante la mirada de todos los que presenciaban la transmisión, contó St. Louis Post-Dispatch.
La policía halló los cadáveres alrededor de las 2 am y, aunque al principio determinó que el incidente como un asesinato-suicidio, sus familiares de inmediato explicaron que no era así. «No fue un asesinato ni un suicidio (…) sino un extraño accidente», le dijo al diario la angustiada madre de Paris, Shinise Harvey.
La mujer explicó que los niños simplemente estaban “tratando de ser demasiado modernos” al estar jugando con el arma, “cuando no deberían haberlo hecho”. Según la agencia AP, Kuaron tomó la pistola, se activó por accidente y recibió un impacto. Contrariada, Paris se dispuso a levantar el arma, la cual se disparó otra vez sin quererlo. Los dos recibieron los balazos en sus cabezas.
Familiares de ambos le dijeron a la agencia que los niños eran muy unidos, casi como un “hermano y hermana” que pasaban el día jugando, haciendo bromas o realizando videos. Las autoridades han dejado claro que la investigación sobre lo ocurrido sigue abierta.
Abrir foto
Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.