Publicidad

AP News

La Administración del presidente, Joe Biden, anunció este jueves nuevas restricciones para quienes deseen entrar a Estados Unidos. De acuerdo con un funcionario de la Casa Blanca, a partir del 6 de diciembre todos los viajeros desde el extranjero, estén vacunados o no, deberán presentar una prueba negativa de COVID-19 que se haya realizado 24 horas antes de abordar el vuelo.

Inicialmente se requería una hecha en los tres días previos o 72 horas antes del viaje a quienes sí habían recibido la vacuna, y 24 horas para quienes no estaban inmunizados. Esta nueva medida aplica a todos, sin importar nacionalidad o el estatus de vacunación, anunció la Casa Blanca. La variante ómicron del COVID-19 ya ha sido detectada en al menos cuatro estados del país.

Este nuevo requisito “ayudará a detectar casos potenciales de personas que pueden ser positivas antes de que vuelen a este país”, afirmó un funcionario de la Casa Blanca en una conferencia de prensa el miércoles. “Creemos que ahora es el momento adecuado para hacerlo y que podemos aplicarlo muy rápidamente”, agregó. El primer caso de la variante ómicron fue detectado en California y anunciado este miércoles. Un hombre de Minnesota es el segundo caso confirmado, y este jueves, la gobernadora del estado de Nueva York, Kathy Hochul, informó sobre otros cinco allí. “Si bien esta nueva variante es razón para estar preocupados, no es un motivo para entrar en pánico», afirmó Biden en conferencia de prensa.

A finales de noviembre se establecieron prohibiciones para viajeros de ocho países del sur de África, donde se reportó la cepa por primera vez, aunque se sospecha que ya estaba presente en Europa antes de ser detectada en el continente africano. Las medidas anunciadas el 26 de noviembre incluían a Botsuana, Eswatini, Lesoto, Malawi, Mozambique, Namibia, Sudáfrica y Zimbabue. La Organización Mundial de la Salud reportó el miércoles que por lo menos 26 países han identificado la variante en sus territorios. En Estados Unidos las autoridades anunciaron que están realizando el rastreo de contactos, mientras las personas que se han contagiado permanecen aisladas con síntomas leves como tos y dolor de cabeza.

En Nueva York el contagio se ha extendido en la comunidad, aseguró en conferencia de prensa David Chokshi, comisionado de Salud de la ciudad. “Esto no es solo para las personas que viajan al sur de África o a otras partes del mundo donde ya se ha identificado el ómicron”, aseguró. “Sigue siendo una crisis de salud pública, pero no tiene por qué ser una crisis que lleve a las cuarentenas”, agregó. Otras de las medidas anunciadas este jueves incluyen dosis de refuerzo para toda la población adulta del país y la extensión del mandato obligatorio del uso de mascarillas para los viajes nacionales e internacionales hasta el 18 de marzo.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.