Publicidad

Ken Starr se une al equipo de la defensa del presidente que a partir de la próxima semana responderá a las acusaciones que presentó en su contra la Cámara de Representantes por abuso de poder y obstrucción de una investigación del Congreso.

Dos protagonistas del juicio contra Clinton en el equipo de Trump 

Un nombre que fue central en el último juicio político contra un presidente de EEUU, estará involucrado en el que se le abrió este jueves a Donald Trump en el Senado.

Ken Starr, el fiscal especial que entre 1994 y 1998 encabezó el equipo que investigó negocios del presidente Bill Clinton y finalmente logró que fuera sometido a ‘impeachment’ por el caso de Monica Lewinsky, será parte del equipo que represente a Trump en el proceso.

En sus frecuentes apariciones en televisión, particularmente en Fox News, Starr ha expresado sus críticas a la manera como la Cámara de Representantes condujo las investigaciones que terminaron con el ‘impeachment’ de Trump, quien es acusado de abuso de poder y obstrucción de una investigación del Congreso.

Además de Starr, el equipo de defensa del presidente contará con Alan Derhowitz, otro polémico abogado que ha expresado su rechazo al ‘impeachment’. De hecho, Derhowitz escribió en 2018 un libro titulado: ‘El caso contra el impeachment de Trump’.

En 1998 Derhowitz también estuvo en contra del proceso contra Clinton.

Ambos abogados se sumarán al equipo que encabeza el consejero legal de la Casa Blanca Pat Cipollone y el abogado personal de Trump Jay Sekulow. El grupo deberá responder a las acusaciones contra el presidente que harán los fiscales o administradores nombrados por la Cámara de Representantes ante el Senado convertido ahora en jurado del juicio político.

Con el juicio en pausa, sigue el debate sobre la pertinencia de llamar a testigos

Desde primeras horas de este viernes, senadores de ambos partidos han participado en programas de televisión expresándose a favor o en contra de llamar a nuevos testigos a declarar, según sea su partido.

El senador demócrata Michael F. Bennet dijo esta mañana a CNN que confía en que suficientes republicanos votarán con los demócratas para que se acepten los testigos. Si solo cuatro de ellos lo hacen la moción quedaría aprobada.

«La única forma en que no tendremos [testigos] es si (el líder de la mayoría republicana en el Senado) Mitch McConnell lo cierra y decide que los testigos serían demasiado perjudiciales para la causa del presidente», añadió Bennet, quien es también candidato en las primarias demócratas.

Mientras tanto, la senadora republicana Marsha Blackburn dijo este viernes a Fox Business Network que el Senado no tiene la obligación de escuchar a los testigos. Según la senadora, el juicio político no necesita testigos en absoluto.

«Francamente, creo que después de un par de semanas estaremos listos para proceder a una votación», dijo Blackburn.

En pausa el juicio político hasta el martes, mientras ambas partes preparan sus argumentos 

Como estaba previsto, una vez juraron el presidente de la Corte Suprema y los senadores este jueves, el Senado acordó una pausa hasta el próximo martes a las 6:00 pm, cuando arrancarán los argumentos de ambas partes.

Este jueves, el Senado emitió una citación formal para el presidente Trump, informándole de los cargos e invitándolo a responder antes del sábado por la noche sobre si participará directamente o enviará a un abogado en su representación, que es lo esperado.

Los senadores fijaron una serie de plazos para el equipo del presidente y también para los managers de la Cámara de Representantes, y pusieron como fecha para arrancar el próximo martes.

Mientras, a puertas cerradas, el líder del Senado, el republicano Mitch McConnell y sus ayudantes redactaban una resolución que establecería los parámetros de la primera fase del juicio.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.