Publicidad

Fabiola Navarrete/ Tu Tiempo Digital

Hola que tal una vez más los saludo con esa alegría inmensa que Dios ha depositado en mi corazón y que me permite estar aquí compartiendo un mensaje más que estoy segura caerá en tierra fértil, y a su debido tiempo, dará fruto.

Los consejos prácticos que se encuentran en el Libro de Proverbios son invaluables. Cada día me sorprendo más al ver como siguen vigentes y como nos siguen ayudando a tomar las mejores decisiones para así poder seguir en el camino de Dios.

Hoy estudiaremos algunos de los versículos del Capítulo 28 de Proverbios. Este capítulo inicia hablando sobre la diferencia entre los justos y los necios. El hombre justo es aquel que sigue los caminos de Dios y por eso será una persona que permanecerá confiada, que no reaccionará dependiendo del entorno que le rodea. Es una persona estable que recibe la sabiduría del Señor y que tiene un carácter sobrio. Es una persona que tiene dominio propio y que sabe controlarse muy bien ante cualquier situación. En la biblia a esta cualidad se le conoce como templanza y es uno de los frutos del Espíritu.

A partir del versículo 6 nos dice algo muy importante: “Mejor es el pobre que camina en su integridad, Que el de perversos caminos y rico”. Un hombre íntegro es aquel que se comporta igual cuando está solo que cuando está acompañado. Su carácter es el mismo tanto en su casa como en su trabajo y en todo lugar a donde va. No como dice el refrán coloquial: “candil de la calle y oscuridad de su casa”. Nosotros debemos ser candil en casa y en todo lugar, pues fuimos escogidos para ser la luz que alumbrará el lugar más oscuro.

Aquellos que toman los caminos fáciles y que sólo buscan su beneficio propio quizás acumularán riquezas en este mundo, pero ni todo el dinero que posean podrá llenar ese vacío que tienen en su corazón y que sólo Jesús puede llenar. El hombre rico por lo general sólo se guía por su propia opinión o prudencia para tomar decisiones, no toma en cuenta la voluntad de Dios.

El Señor sabe bien nuestras necesidades y quiere que prosperemos en “todo” como nos dice en Deuteronomio 30:9 o bien en Josué 1:8 donde nos dice que si leemos la Palabra de Dios de día y de noche, prosperaremos en todos nuestros caminos y todo nos saldrá bien. Existen muchos más versículos en donde Dios nos reitera cuanto le interesa que nos vaya bien en todas las áreas de nuestra vida. 

El dinero no es malo, pues sirve para conseguir muchas cosas en este mundo, lo malo es el amor al dinero y hacer las cosas sólo por el interés de ganar más. Cuando las cosas se hacen con amor y para Dios, no para el mundo, es cuando la recompensa se recibe de la mejor manera. La ganancia es bendita cuando en verdad se obtiene como resultado de la obediencia a Dios.

Después en el versículos 13 nos dice que para que sigamos siendo prosperados debemos hacer algo muy importante que es confesar nuestros pecados. Dice así: “El que encubre sus pecados no prosperará; Mas el que los confiesa y se aparta alcanzará misericordia”.

El que se queda callado y sigue pecando, aparentando que todo está bien, no tendrá un buen fin. Se hundirá cada vez más en esa fosa oscura y será esclavo del pecado. En cambio, el que tiene el valor y la humildad de confesar sus pecados, sin importar las consecuencias que deba afrontar, se ganará el favor y la gracia de Dios quien no sólo lo perdonará sino que extenderá sobre él su misericordia. Esta persona dejará de ser esclavo, será libre en el nombre de Jesús y el pecado ya no se enseñoreará de él.

Además de confesar los pecados, en este versículo nos dice algo más que tiene que ver con apartarse del mal camino, es decir, no volver a cometer esos mismos pecados que se están confesando. Es ahí donde se muestra el arrepentimiento genuino.

Sigamos firmes en este camino que nos mantendrá bajo las alas de nuestro Padre y que nos permitirá seguir recibiendo su misericordia y su gracia cada día. Me despido la primer parte del versículo 14 que dice: “Bienaventurado el hombre que siempre teme a Dios..” El temor de Dios es el que nos mantendrá apartados del mal.

Les amor, les abrazo y primero Dios los veo muy pronto.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.