Publicidad

AP News

WASHINGTON (AP) – El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell, felicitó el martes al demócrata Joe Biden como presidente electo y dijo que el Colegio Electoral «ha hablado». La declaración del líder republicano, pronunciada en un discurso en el Senado, pone fin a semanas de silencio por la derrota del presidente Donald Trump. Se produjo un día después de que los electores se reunieran y afirmaron oficialmente la victoria electoral de Biden. «Quiero felicitar al presidente electo Joe Biden», dijo McConnell. “Muchos de nosotros esperábamos que las elecciones presidenciales arrojaran un resultado diferente”, dijo. «Pero nuestro sistema de gobierno tiene los procesos para determinar quién tomará posesión el 20 de enero.

El Colegio Electoral ha hablado». McConnell llamó a Biden alguien «que se ha dedicado al servicio público durante muchos años». También felicitó a la vicepresidenta electa Kamala Harris, diciendo que «todos los estadounidenses pueden enorgullecerse de que nuestra nación tenga una vicepresidenta electa por primera vez». McConnell precedió a sus comentarios con grandes elogios por lo que caracterizó como los logros «interminables» de Trump durante cuatro años en el cargo. Dijo que Trump y el vicepresidente Mike Pence «merecen nuestro agradecimiento». El líder del Senado citó la nominación de Trump y la consiguiente confirmación del Senado de tres magistrados de la Corte Suprema, entre otros logros.

Los comentarios de McConnell siguen a una oleada de republicanos destacados que dijeron el lunes por primera vez que Biden es el ganador de las elecciones presidenciales, esencialmente abandonando el ataque del presidente Donald Trump al resultado después de que el Colegio Electoral certificara la votación. Por su parte, Trump continuó promoviendo sus infundadas afirmaciones de «fraude electoral» en un nuevo tuit el martes. Con los estados afirmando los resultados, los republicanos se enfrentaron a una elección fundamental: declarar a Biden presidente electo, como mostró el recuento, o permanecer en silencio mientras Trump emprendía una campaña potencialmente dañina para anular las elecciones . “En algún momento tienes que enfrentarte a la música”, dijo el Senador John Thune de Dakota del Sur, el NO. 2 Líder GOP. «Una vez que el Colegio Electoral resuelva el problema hoy, es hora de que todos sigan adelante». El senador Roy Blunt de Missouri, presidente del comité inaugural, dijo que el panel ahora «tratará con el vicepresidente Biden como presidente electo».

La semana pasada, los republicanos del comité de toma de posesión se negaron a hacerlo públicamente. Dijo que la votación del Colegio Electoral del lunes «fue significativa». El cambio se produce casi seis semanas después del día de las elecciones. Muchos republicanos aguantaron el tiempo en silencio, lo que permitió a Trump emprender un desafío sin precedentes al preciado sistema de votación de la nación. Algunos legisladores republicanos han prometido llevar la lucha hasta el 6 de enero cuando el Congreso vote para aceptar o rechazar los resultados del Colegio Electoral. Otros han dicho que las batallas legales de Trump deberían continuar hacia una resolución el día de la inauguración, el 20 de enero . «Es un camino muy, muy estrecho para el presidente», dijo la senadora Lindsey Graham, RS.C., un importante aliado de Trump. «Pero habiendo dicho eso, creo que dejaremos que esos desafíos legales se desarrollen».

Historiadores y funcionarios electorales han advertido que las afirmaciones infundadas de Trump de fraude electoral amenazan con erosionar la fe de los estadounidenses en el sistema electoral, y que los legisladores tienen la responsabilidad bajo el juramento de su cargo de defender la Constitución. «La campaña para revertir el resultado es algo peligroso», dijo Julian Zelizer, profesor de historia y políticas públicas en Princeton. «Esta es una operación republicana, no una operación presidencial», dijo Zelizer. «Sin su silencio, él no podría hacer lo que está haciendo». Trump está tratando de tirar las boletas de miles de estadounidenses, particularmente de aquellos que votaron por correo, en decenas de demandas que en su mayoría han fracasado.

Su equipo legal está denunciando irregularidades, a pesar de que el fiscal general William Barr, quien renunció abruptamente el lunes, ha dicho que no hay evidencia de fraude generalizado que altere los resultados de las elecciones. Los funcionarios electorales estatales, incluidos los republicanos, han dicho que la elección fue justa y válida. En un golpe decisivo a los esfuerzos legales de Trump, la Corte Suprema la semana pasada se negó a tomar dos de sus casos que desafían el proceso electoral en estados clave. Unos 120 republicanos de la Cámara de Representantes firmaron esa demanda fallida de Texas pidiendo a la Corte Suprema que se haga cargo del caso con el fin de descartar los resultados de las elecciones en los estados indecisos de Pensilvania, Michigan, Wisconsin y Georgia. El senador republicano Ted Cruz de Texas, quien se ofreció como voluntario para argumentar el caso ante la Corte Suprema, estaba llevando a cabo una conferencia telefónica el lunes para instar a “participar en la lucha para defender la integridad” de las elecciones.

Un republicano de la Cámara de Representantes, el representante Mo Brooks de Alabama, prometió desafiar los resultados del Colegio Electoral el 6 de enero, cuando el Congreso convoca una sesión conjunta para recibir el resultado. En ese momento, cualquier desafío en el Congreso tendría que ser planteado por al menos un miembro de la Cámara y el Senado. No está claro si algún senador republicano se unirá para presentar el caso. Parece muy poco probable que haya suficiente apoyo del Congreso para revocar las elecciones. El líder demócrata del Senado, Chuck Schumer, dijo el lunes que es como si Biden tuviera que ganar «una y otra y otra vez» antes de que los republicanos lo acepten. El representante Alex Mooney, RW.Va., presentó una resolución en el Congreso la semana pasada sugiriendo que nadie sea declarado presidente electo hasta que se completen todas las investigaciones.

Lo propuso después de que los electores lo confrontaron el mes pasado exigiendo que hiciera más para apoyar a Trump. Sobrepasando sus cálculos están las elecciones de segunda vuelta de Georgia del 5 de enero que decidirán el control del Senado. Los senadores republicanos titulares David Perdue y Kelly Loeffler necesitan el apoyo de Trump para defender sus escaños contra los rivales demócratas Jon Ossoff y Rafael Warnock.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.