Publicidad
Telemundo Noticias
La transición a la edad adulta puede estar llena de desafíos. Un nuevo estudio demuestra que los efectos de la discriminación pueden desencadenar daños severos en la salud mental de los jóvenes adultos, que ya están pasando por una etapa difícil.
Un nuevo estudio de la Universidad de California, en Los Ángeles, descubrió que los jóvenes adultos que sufren una frecuente discriminación interpersonal por su raza, sexo o aspecto físico corren un mayor riesgo de padecer problemas de salud mental que los que no lo experimentan.
Los autores analizaron los datos de una encuesta realizada durante 10 años y descubrieron que las personas, entre 18 y 28 años, que han sido discriminadas de forma constante a corto o largo plazo tienen un 25% más de probabilidades de sufrir trastornos psicológicos, ser diagnosticadas de una enfermedad mental o reportar un consumo excesivo de drogas.
Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.