Publicidad

Univision Noticias

Aunque podría parecer un mero trámite burocrático, este cambio requiere un paso adicional que podría tardar entre 5 y 19 meses, impidiendo que durante este tiempo esos médicos atiendan a pacientes, en medio de una pandemia que no remite y que demanda una gran disposición de personal sanitario, especialmente en las zonas más desfavorecidas.

Una reciente disposición de la Oficina de Inmigración y Aduanas de Estados Unidos (ICE) complica los trámites necesarios para que estudiantes y médicos extranjeros que se entrenan en el país puedan mantener su permanencia. El nuevo procedimiento afectaría a unos 12,000 médicos extranjeros en pocesión de una visa de intercambio J-1, y que, mientras se capacitan también atienden pacientes de forma supervisada.

Los extranjeros con este tipo de visados son admitidos en el país mientras dure su programa de capacitación, que en el caso de los médicos suele ser un contrato de un año en un hospital, con posibilidades de renovarlo anualmente mientras se encuentran haciendo la residencia.

Como estos médicos reciben su estatus a partir de la Comisión Educativa para Graduados Médicos Extranjeros (ECFMG), es a través de este órgano que realizan sus renovaciones, por lo que ICE, alegando preocupaciones por la seguridad nacional, propuso cambiar el período de admisión de extranjeros en las categorías F, J e I a una admisión por un periodo de tiempo fijo.

Este cambio, aunque podría parecer un mero trámite burocrático, requiere un paso adicional: al vencerse ese periodo fijo, la solicitud de renovación debe realizarse a través de los servicios de ICE, un proceso que puede tardar entre 5 y 19 meses, según la propia web de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), interrumpiendo en este tiempo sus trabajos en los hospitales. Esto, en medio de una pandemia que no se apacigua y que demanda una gran disposición de personal sanitario, especialmente en las zonas más desfavorecidas.

Ante esta disposición, grupos médicos como la Asociación Estadounidense de Hospitales y la Asociación de Universidades Médicas Estadounidenses le pidieron al Departamento de Seguridad Nacional, al que pertenece ICE, que excluya de esta normativa a los médicos extranjeros con becas o que estén haciendo su residencia en Estados Unidos ya que se les privaría de atender a pacientes en casi 750 hospitales del país.

“Las interrupciones se sentirán más agudamente” en estados como Nueva York, Michigan, Florida, Massachusetts y Nueva Jersey, donde se concentra un gran número de médicos extranjeros, según resaltaron estos grupos en una carta enviada el pasado 9 de octubre a Chad F. Wolf, secretario interino de Seguridad Nacional, con copia a 42 senadores cuyos estados podrían verse afectados.

«Estamos comenzando conversaciones» con senadores sobre una posible solución legislativa en caso de que no se pueda encontrar una solución regulatoria, dijo al sitio de noticias Bloomberg William Pinsky, presidente y director ejecutivo de la ECFMG.

«Lo que estamos pidiendo específicamente es mantener la política actual para los médicos», explicó Pinsky.

Un impacto «inmediato y devastador»

Así calificó la ECFMG el posible resultado de esta nueva propuesta de ICE en un comunicado en su página web que advierte que esta medida se está tomando en medio de «una de las pandemias más graves en la historia de nuestra nación».

«A pesar de que la pandemia de covid-19 ha sacado a la luz un sistema de atención médica cada vez más sobrecargado, los esfuerzos heroicos de nuestros médicos y otros trabajadores de la salud han inspirado a nuestra nación y nos han ayudado a superar este momento desafiante. Los médicos J-1 han sido una parte fundamental de esto, trabajando incansablemente en las líneas del frente», añadió la comisión educativa.

Desde el 25 de septiembre y hasta el próximo 26 de octubre, el cambio de regla de ICE estará recibiendo comentarios públicos de todas las partes interesadas, antes de que la agencia tome una decisión final, por lo que la ECFMG, la Asociación Estadounidense de Hospitales y otras organizaciones están haciendo un llamado a la comunidad médica y demás interesados a que hagan oír su voz y le expliquen sus razones a ICE para excluir a los médicos de la nueva normativa.

«Los médicos J-1 que se capacitan en Estados Unidos están altamente calificados y son supervisados cuidadosamente por ECFMG|FAIMER, el único patrocinador de visas para estos médicos durante casi 50 años. El éxito de nuestra nación en la lucha contra la pandemia depende de las contribuciones continuas de los médicos J-1 a la atención médica de EEUU», agregó la organización.

«Estás ansioso, estás nervioso, estás estresado», dijo sobre este tema a CNN Jinendra Satiya, un doctor indio de 30 años que actualmente tiene una beca y trabaja en un hospital de Boston y que ahora teme que pueda tener problemas para renovar su permiso. «Pero sabes, sigues haciendo lo que estás haciendo. Vas a trabajar todos los días… ves a tus pacientes … y solo esperas lo mejor», agregó.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.