Publicidad

Univision Noticias

El líder de la mayoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, sopesa seriamente apelar a un procedimiento que permita reformar leyes migratorias con una mayoría simple de 51 votos si fracasan las negociaciones adelantadas por un grupo bipartidista de senadores.

El diario The New York Times reportó que durante reuniones sostenidas recientemente con integrantes del bloque de legisladores hispanos demócratas, Schumer dijo que explora la factibilidad de agregar la reforma migratoria al plan de infraestructura presentado por el mandatario Joe Biden.

Los reglamentos eximen al Congreso de alcanzar la supermayoría de 60 votos y admiten mayoría simple para aprobar proyectos de ley que tengan impacto directo en el presupuesto público.

A ese procedimiento conocido en la jerga legislativa como ‘reconciliación presupuestaria’ acudió Biden para aprobar el paquete de estímulo pese a que no obtuvo un solo voto republicano, ya que el Senado está dividido 50-50.

Hay precedentes porque los republicanos avanzaron leyes migratorias a través del proceso de reconciliación en 2005, cuando reestablecieron las visas para trabajadores muy calificados que habían quedado sin usar.

Si los demócratas se deciden por este plan alterno tendrán que lograr la aprobación de Elizabeth MacDonough, una funcionaria apartidista cuya responsabilidad es velar por el cumplimento fiel de los reglamentos legislativos.

Un grupo de 15 senadores, incluyendo 10 republicanos con cuyos votos se podría alcanzar la mayoría calificada, lleva semanas negociando un posible acuerdo en materia migratoria sin arrojar indicios de éxito.

El senador republicano John Cornyn, quien ha participado en las negociaciones, calificó a Schumer como el «radical Chuck» por preparar este plan alterno para lograr una reforma migratoria de manera unipartidista.

El senador republicano Tom Tillis, quien también participa en las negociaciones, dijo al Times que sería un «desastre» si los demócratas logran una reforma migratoria de manera unipartidista y dijo que es posible alcanzar un acuerdo bipartidista que incluya un incremento en la seguridad fronteriza y una opción a la naturalización para los inmigrantes traídos a Estados Unidos sin autorización cuando eran niños, conocidos como dreamers.

«La crisis en la frontera es indiscutible, hasta el presidente lo admite, así que podemos trabajar eso y luego trabajar en algunas de las opciones que he apoyado en el pasado. Soy cautelosamente optimista», dijo Tillis al rotativo.

Los demócratas actualmente controlan la Casa Blanca y ambas cámaras legislativas hasta las próximas elecciones de medio término previstas en noviembre de 2022. La tradición estadounidense es que el partido opositor suele lograr avances importantes en los comicios de medio término.

El mismo día que asumió el poder Biden envió al Congreso un proyecto de ley que permitiría la naturalización de los 11 millones de inmigrantes que residen en Estados Unidos sin la debida autorización, siempre que reúnan varios requisitos.

Durante su primer mensaje a la nación la semana pasada, Biden dejó la puerta abierta a aprobar aspectos específicos de la legislación migratoria.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.