Publicidad

Telemundo Noticias

Cinco mujeres inmigrantes que residen en Los Ángeles, California, han enviado un mensaje de urgencia a los legisladores demócratas para pedir al Congreso una reforma migratoria que se incluye en el plan de infraestructura que promueve el presidente, Joe Biden. «Es ahora o nunca», declararon las tres migrantes mexicanas y las dos peruanas que este martes iniciaron un ayuno en Washington D.C. para exigir los cambios, tras unirse al movimiento nacional Fast for Freedom (ayunos por la libertad).

Las mujeres viajaron desde Los Ángeles a Washington para ayunar junto a otros activistas en la Iglesia Luterana de la Reformación, ubicada a dos cuadras del Congreso, donde se discute el ambicioso plan de inversión en infraestructura planteado por Biden. Aprovechar las oportunidades“Las oportunidades en la vida son muy pocas, y esta no se puede desperdiciar”, aseguró a la agencia de noticias Efe Josefina Cruz, una de las participantes de la acción política.

Originaria del estado mexicano de Sinaloa, esta madre de cuatro –dos de ellos ciudadanos estadounidenses– lleva casi 30 años viviendo en Estados Unidos, la mayor parte de ellos esperando la aprobación de una reforma migratoria para poder salir de las sombras. Es una oportunidad que ella, sus dos hijos mayores, amparados con el programa de Acción Diferida (DACA), y los cerca de 11 millones de migrantes indocumentados que se calcula viven en el país han esperado durante décadas.

La última gran esperanza que tuvo Cruz fue bajo el Gobierno del presidente Barack Obama (2009-2017) y el programa DAPA, que pretendía darle un a protección a los padres indocumentados de hijos estadounidenses o con residencia legal. Pero los intentos de aprobar una reforma migratoria fallaron en su Administración. “Estaba muy ilusionada, al menos nos iban a dar un permiso de trabajo.

Pero no se pudo, y eso fue porque se perdió la oportunidad de aprobar la reforma cuando recién entró Obama”, reflexiona Cruz en entrevista telefónica mientras inicia el ayuno en la iglesia. Cruz, como Diana Laureano, Elizabeth Jiménez, Margot Valverde y Avelina Henríquez, considera que los demócratas saben que han quedado en deuda con las personas indocumentadas, y por eso ellas se unieron a este movimiento nacional alentado por comunidades religiosas y activistas que comenzó en la primera semana de junio con ayunos escalonados.

Laureano, una joven peruana que llegó a Estados Unidos cuando tenía 5 años y que hoy está amparada por DACA, insiste e la necesidad de tomar acción mientras el Congreso se encuentra bajo control demócrata.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.