Publicidad

Univision Noticias

El fiscal general Merrick Garland dijo que Texas no tiene «ninguna autoridad para interferir» con los amplios poderes del gobierno federal en materia de inmigración y planteó la posibilidad de una demanda si no se levanta la orden.

Una nueva orden del gobernador de Texas, Greg Abbott, que permite a los policías estatales detener y dar la vuelta a los vehículos que transportan a inmigrantes bajo la sospecha de que podrían aumentar la propagación del covid-19provocó este jueves una rápida reacción y una amenaza de demanda por parte del Departamento de Justicia.

El fiscal general Merrick Garland instó en una carta dirigida a Abbott a retirar inmediatamente la directiva un día después de que fuera emitida, advirtiendo que es «peligrosa e ilegal».

Garland dijo que Texas no tenía «ninguna autoridad para interferir» con los amplios poderes del gobierno federal en materia de inmigración y planteó la posibilidad de una demanda si no se levanta la orden.

La orden de Abbott permite al Departamento de Seguridad Pública de Texas «detener cualquier vehículo ante la sospecha razonable» de que estaba proporcionando transporte terrestre a un grupo de migrantes. Los agentes podrían entonces redirigir los vehículos de vuelta a su punto de origen o incautarlos.

La carta del fiscal general es una de las más contundentes de la administración de Biden sobre las acciones a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México tomadas por Abbott, quien durante meses ha tratado de emular la línea dura del expresidente Donald Trump en materia de inmigración.

Las más recientes medidas de Abbott en materia migratoria en Texas incluyen el encarcelamiento de migrantes por delitos en el estado (violación de propiedad privada) y la construcción de nuevas vallas fronterizas.

Abbott, que ha gobernado en Texas por dos mandatos y se presentará a la reelección en 2022, dijo al defender su medida que es necesario «hacer más para proteger a los tejanos de este virus y reducir la carga en nuestras comunidades».

A pesar del aumento de casos de covid-19, debido a la rápida propagación de la variante delta, Abbott emitió además el jueves por la noche una orden ejecutiva que prohíbe el uso de mascarillas así como la vacunación obligatoria invocando el «derecho y la responsabilidad individual» en el estado. Lo hizo pocas horas después de que Biden pidiera a los estados que hicieran más por incentivar la vacunación.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.