Publicidad
Telemundo Noticias
El destino de una antigua enfermera de Tennessee, cuya paciente murió después de que le inyectara accidentalmente un fármaco paralizante, fue puesto en manos de la Justicia esta semana.
RaDonda Vaught, de 38 años, está acusada de homicidio imprudente por administrar vecuronio, una potente anestesia, a Charlene Murphey, de 75 años, en lugar del sedante Versed, el 27 de diciembre de 2017.
Vaught fue despojada de su licencia de enfermera y ahora está siendo juzgada en Nashville por cargos de homicidio imprudente y de negligencia grave de un adulto discapacitado.
Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.