Publicidad

Telemundo

Millones de personas perdieron su trabajo debido a la pandemia y se vieron obligadas a solicitar los beneficios de desempleo desde hace meses, en particular en las industrias de servicio afectadas por las restricciones de aforo en recintos cerrados. Ahora los republicanos, tanto en el Congreso como en los diferentes estados, buscan acabar estos beneficios. Los recortes tienen en la mira la prestación de 300 dólares adicionales semanales que se entregan además de los cheques de desempleo habituales.

La medida es parte de un nuevo intento de los republicanos para combatir lo que ven como una escasez de trabajadores a nivel nacional para suplir la demanda de trabajo. El martes, el gobernador de Montana, Greg Gianforte, anunció que su estado reemplazaría los programas de desempleo financiados con fondos federales, que otorgan 300 dólares adicionales a la semana en beneficios, con un bono único de 1,200 dólares para quienes decidan volver a trabajar.

Los estadounidenses pueden optar a los beneficios de desempleo extra hasta septiembre, pero ese estado los suspenderá en junio. “Montana está abierto de nuevo al público, pero escucho a demasiados empleadores en todo nuestro estado que no pueden encontrar trabajadores. Casi todos los sectores de nuestra economía se enfrentan a una escasez de mano de obra”, afirmó Gianforte en un comunicado. «Se espera que les sigan más estados», predijo el congresista Kevin Brady, republicano por Texas, del Comité de Medios y Arbitrios de la Cámara de Representantes, en un comunicado el viernes. Si bien estos beneficios son financiados por el Gobierno federal, los estados debían optar por participar y administrar estas medidas, y tienen el derecho legal de optar por no participar.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.