Publicidad
Univision Noticias
Dos días después de haber sido secuestrados de su empresa en el condado de Merced, California, las autoridades confirmaron sus peores temores: habían apericido los cadáveres de la bebé de 8 meses, sus padres y su tío. Esta es la reconstrucción de lo que se sabe del caso.

Los cuerpos sin vida de una bebé de 8 meses, sus padres y su tío fueron hallados por las autoridades de California dos días después de que fueran secuestrados en el condado de Merced, en un caso que generó enorme expectación.

“ Nuestros peores miedos se confirmaron”, lamentó el sheriff Vern Warnke, al anunciar la noticia a la prensa el miércoles en la noche, hora de California.Sin dar inicialmente detalles de cómo pudieron haber muerto, señaló que las víctimas aparecieron agrupadas en una remota área rural. Los encontró un trabajador agrícola.

Lunes por la mañana, secuestro a punta de pistola

El momento del secuestro fue grabado por las cámaras de seguridad del aparcamiento del negocio de camiones de las víctimas: Jasdeep Sighn, su hermano Armandeep, su mujer Jasleen y su hija de 8 meses, Aroohi.

Esas imágenes muestran cómo el sospechoso llega alrededor de las 9 de la mañana del lunes, a pie, con una bolsa de basura blanca en la mano, vestido con capucha y el rostro cubierto con una mascarilla quirúrgica de las que se usan por la pandemia.

Jasdeep sale a recibirlo y enseguida lo acompaña al interior de local donde ya estaba su hermano Amandeep. Al entrar, el sospechoso saca el arma.

Apenas han pasado diez minutos cuando sale el sospechoso, con el arma en la mano pero tratando de que no se note demasiado lo que es, como temiendo que algún viandante se percate de lo que sucede.

Entonces salen, con las manos atadas a la espalda, los hermanos Sighn. Los tres abandonan el lugar en una camioneta negra, la misma en la que había llegado Amandeep y en la que el sospechoso regresa al lugar cinco minutos después, cuando aparece Jasleen con su bebé de 8 meses, Aroohi, en brazos. El sospechoso los mete también en la misma pick-up negra.

Lunes a mediodía: la familia denuncia la desaparición

Según relata la Oficina del Sheriff de Merced en su página de Facebook, a las 11:40, los bomberos reciben una llamada por un vehículo incendiado en una autopista de Winston, localidad a noroeste de Merced, pero todavía dentro del condado y a unas 11 millas (18 km) al norte del lugar del secuestro.

La Patrulla de Tráfico de California, una hora después, pide ayuda al Departamento de Policía de Merced para localizar al dueño de la camioneta, Amandeep Sighn. Cuando los agentes llegan a la residencia, hablan con unos familiares que tratan de contactar sin éxito a Jasleen, Jasdeep y Amandee.

Pasada la 1:00 pm, la familia habla con la oficina del sheriff para denunciar la desaparición. Los agentes se presentan en su lugar de trabajo y concluyen que habían sido secuestrados.

La mujer de Amandeep dijo no tener ni idea de por qué habían sido secuestrados. Aclaró que fue en un lugar de su empresa de camiones que acababan de abrir hacía unas dos semanas.

Martes por la mañana: la noticia del secuestro llega a los medios

El martes, la noticia del secuestro de la familia, que incluia a una bebé de 8 meses, comenzó a ocupar titulares incluso a nivel nacional.

El sheriff publicó una imagen del sospechoso, tomada de las cámaras de seguridad del negocio de la familia, y señaló, en una declaración en video, que el secuestrador seguía sin haber hecho ningún tipo de contacto ni pedido un rescate.

“No tenemos la motivación, solo sabemos que desaparecieron”, dijo el sheriff Vern Warnke. “El individuo sospechoso trató de ocultar pistas”, afirmó.

El sheriff dijo que tenía detectives escrutando el terreno y hasta aviones sobrevolando a la búsqueda de pistas sobre el paradero de la familia.

Martes a mediodía, localización e intento de suicidio del sospechoso

En un principo, las autoridades creyeron haber identificado al sospechoso por las cámaras de seguridad de un cajero automático de Atwater, localidad entre Winton y Merced, en que usó una de las tarjetas de crédito de una de las vícitimas. Sin embargo, manejaban la imagen equivocada.

Fue poco antes del mediodía cuando los agentes establecieron la identidad del sospechoso como Jesús Manuel Salgado, de 48 años. Su familia llamó para denunciar que les había confesado estar implicado.

Salgado, de quien no se han reportado vínculos con la familia secuestrada, había sido sentenciado ya a 11 años de prisión en un caso de robó a mano armada.

Cuando la policía iba a proceder a su arresto, en su domicilio de las cercanías de Atwater, se encontró que había tratado de quitarse la vida. Fue trasladado a un hospital en condición crítica.

Miércoles: hallan a la familia muerta

El miércoles, las agencias policiales implicadas en el caso ofrecieron una conferencia de prensa en la que relataron los detalles del caso y explicaron que el sospechoso estaba arrestado, en estado crítico en el hospital, y la familia continuaba desaparecida.

Sobre la motivación, el sheriff Warnke dijo que su hipótesis era robo. “Hasta que no podamos probar lo contrario, no creemos que sea un crimen de odio”, dijo y justificó su afirmación por el historial como ladrón del sospechoso.

Horas más tarde, por la tarde, el propio Warnke informó que habían aparecido los cadáveres de la bebé de 8 meses, sus padres y su tío, a unas 25 millas al sur de donde habían sido secuestrados.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.