Publicidad

AP News

CIUDAD DE MÉXICO (AP) – La vicepresidenta Kamala Harris cerrará su primer viaje al extranjero el martes con una visita a México y una reunión con el presidente Andrés Manuel López Obrador, un aliado clave pero complicado en los esfuerzos del gobierno de Biden para frenar el repunte de la migración en la frontera de Estados Unidos . Si bien López Obrador se comprometió en una reunión virtual previa con Harris a que Estados Unidos puede «contar con nosotros» para ayudar a abordar el problema de la migración irregular, el presidente mexicano en el pasado culpó al presidente Joe Biden por el aumento de la migración en la frontera.

Y era amigo de su predecesor, el presidente Donald Trump, a pesar de las políticas de línea dura de Trump hacia los migrantes. A principios del mes pasado, también acusó a Estados Unidos de violar la soberanía de México por dar dinero a organizaciones no gubernamentales que criticaban a su gobierno. Pero Harris, en su papel de abordar las causas fundamentales del aumento de la migración desde los países del Triángulo Norte de Guatemala, El Salvador y Honduras, así como de México, ha buscado fortalecer las relaciones diplomáticas con el presidente mexicano.

Ella ha mantenido múltiples llamadas telefónicas y una reunión virtual virtual con él, y el martes brindará la última indicación de si sus esfuerzos darán frutos para cualquiera de las naciones. “Tenemos una asociación, una asociación de muchos años. Aparte de Canadá, somos los vecinos más cercanos entre nosotros ”, dijo Harris a los periodistas el lunes por la noche. “Esa es la base de la conversación que tendré con él, es con ese espíritu que tenemos que ser socios”.

La reunión sigue a la visita de Harris a Guatemala el lunes , donde se reunió con el presidente Alejandro Giammattei. Coincidiendo con su reunión, la administración Biden anunció una serie de nuevos compromisos para combatir la trata, el contrabando y la corrupción, así como inversiones en el desarrollo económico del país. Pero el martes, no se espera que su reunión con López Obrador entregue tantos compromisos concretos. Ambos serán testigos de la firma de un memorando de entendimiento que establecerá una mayor cooperación entre las dos naciones en programas de desarrollo en Guatemala, El Salvador y Honduras. Los ayudantes de Harris dicen que discutirán el intercambio de vacunas, la relación económica y de seguridad entre las dos naciones y cómo abordar las causas fundamentales de la migración desde otros países de la región.

Harris habla con frecuencia de la necesidad de mejorar las condiciones económicas de los residentes de la región, para que no se sientan obligados a hacer el viaje a la frontera de Estados Unidos. El memorando de entendimiento, según el enviado especial Ricardo Zúñiga , quien viajó con Harris en el viaje, marca un nuevo nivel de cooperación, y es importante porque las dos naciones tienen «algunos de los mismos problemas» en lo que respecta a la migración irregular. “Es muy importante mostrar que Estados Unidos y México están colaborando y tratando de mejorar las condiciones en el terreno entre nuestros vecinos, por la importancia que tienen otros países de Centroamérica para los dos”, dijo a los periodistas que viajaban con Harris. Harris pasará el resto del día reuniéndose con mujeres empresarias y líderes laborales de la nación.

La reunión se produce pocos días después de las elecciones de mitad de período del país, durante las cuales el partido de López Obrador parecía dispuesto a mantener su mayoría en la cámara baja del Congreso de México, pero no alcanzó una mayoría de dos tercios, ya que algunos votantes impulsaron a la oposición en apuros, según el informe inicial. resultados de las elecciones. No se espera que Harris se refiera a los resultados electorales durante su reunión con el presidente, pero la sangrienta campaña -casi tres docenas de candidatos o precandidatos fueron asesinados mientras los cárteles de la droga buscaban proteger sus intereses- seguramente se cierne sobre sus conversaciones.

La incapacidad del gobierno para brindar seguridad en partes del país es de interés para Estados Unidos en un contexto de inmigración, tanto para las personas desplazadas por la violencia como para el impacto que tiene en una economía severamente debilitada que intenta resurgir de la pandemia. Aun así, aunque los asistentes dicen que la corrupción fue un tema central de su reunión con Giammattei, no está claro si planteará el problema a López Obrador. Pero el aumento de la migración en la frontera se ha convertido en uno de los principales desafíos que enfrenta Biden en los primeros meses de su primer mandato, con los republicanos aprovechando un tema que consideran políticamente ventajoso, ya que las encuestas sugieren que los estadounidenses son menos favorables al enfoque de Biden sobre la inmigración que son hacia sus políticas sobre la economía y la pandemia de COVID-19 .

Han tratado de convertir a Harris en el rostro de esa política de inmigración, acusando a ella y a Biden de ignorar el problema porque ambos aún no han visitado la frontera sur. Harris dijo a los periodistas el lunes en Guatemala que estaba enfocada en abordar las causas fundamentales de la migración de una manera que ofrezca resultados «tangibles» «en lugar de grandes gestos». Independientemente del resultado final de sus reuniones del martes, México seguirá siendo un socio clave en los esfuerzos de aplicación de la ley en la frontera. Los cruces fronterizos ilegales han aumentado de manera constante desde abril de 2020, después de que Trump introdujo poderes relacionados con la pandemia para negar a los migrantes la oportunidad de solicitar asilo, pero se aceleró aún más bajo Biden, quien rápidamente eliminó muchas de las políticas fronterizas de línea dura de Trump, en particular el «Permanecer en México».

programa para hacer que los solicitantes de asilo esperen en México las fechas de la corte en la corte de inmigración de EE. UU. Poco después de asumir el cargo, Biden también eximió a los niños no acompañados del Título 42, que lleva el nombre de una sección de una oscura ley de salud pública de 1944 que permite a las autoridades denegar la entrada para prevenir la propagación de enfermedades. México acordó recuperar a sus propios ciudadanos bajo las autoridades del Título 42, así como a personas de Guatemala, Honduras y El Salvador. Las autoridades fronterizas de Estados Unidos se encontraron con casi 19.000 niños no acompañados en marzo , la cifra más alta registrada. En general, tuvo más de 170,000 encuentros en la frontera en abril, el nivel más alto en más de 20 años, aunque las cifras no son directamente comparables porque ser detenido por las autoridades relacionadas con la pandemia no tiene consecuencias legales, lo que resulta en muchos cruces repetidos.

Los mexicanos representaron el 36% de los encuentros con personas que cruzaron ilegalmente en abril, la nacionalidad más grande según los últimos datos mensuales disponibles de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EE. UU. Los hondureños ocuparon el segundo lugar con un 22% y los guatemaltecos fueron terceros con un 17%. En marzo, López Obrador también culpó a Biden por el aumento de la migración en la frontera de Estados Unidos, acusando en una conferencia de prensa en marzo que la administración de Biden había creado «expectativas» de que «habría un mejor trato a los migrantes». “Y esto ha provocado que los migrantes centroamericanos, y también de nuestro país, quieran cruzar la frontera pensando que es más fácil hacerlo”, dijo.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.