Publicidad
Telemundo Noticias
El tan esperado fin de la pandemia será un alivio, pero se teme tendrá un efecto no deseado: que millones de familias pierdan cobertura médica en Estados Unidos, incluyendo más de 6.7 millones de niños, indican expertos.
Esto se debe a que terminará la declaración federal de emergencia de salud pública por el coronavirus, que otorga desde 2020 beneficios de salud extra y asegura que los residentes no pierdan sus seguros.
Los niños que viven en Delaware, Florida, Georgia, Missouri, Nevada y Texas “están especialmente en riesgo”, indica un análisis del Georgetown University Health Policy Institute, que describe un preocupante escenario post COVID-19 si los estados y el Congreso no actúan.
Hace algunas semanas, la emergencia fue renovada una vez más hasta octubre y muchos respiraron aliviados. Pero esto es temporal: está destinada a expirar, y las agencias estatales y los residentes necesitan prepararse –en especial las comunidades latinas y de color, que pueden ser las más perjudicadas. En parte porque desconocen lo que está ocurriendo o no toman acciones.
Abrir foto
Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.