Publicidad

Telemundo Noticias

EDINBURG, Texas.— «Si pasa algo, tu padre, yo y tu hermana nos tendremos que ir (a México) y tú tendrás que convertirte en guardiana y cuidar a todos tus hermanos». Yira Aldape tenía 13 años cuando tuvo esta conversación con su madre. Desde entonces no olvida sus palabras. Al igual que sus cuatro hermanos pequeños, esta joven, que ahora tiene 20 años, nació en Estados Unidos.

Pero su hermana y sus padres, que cruzaron la frontera legalmente pero son considerados inmigrantes ilegales, nacieron en México. «Era muy estresante saber que tendría que tener a todos mis hermanos bajo mi responsabilidad cuando casi no podía cuidar de mí misma», explica la estudiante de comunicación en la Universidad de Texas Valle del Río Grande. Este año, Aldape votó por primera vez por un presidente. Escogió al demócrata Joe Biden, ahora presidente electo.

Sin embargo, dijo que la elección le «estresó» mucho, pues cree que el futuro de su familia y de otros inmigrantes asentados en este país «podría ir muy mal con los dos candidatos» y sentía que tenía que elegir por «el menos peor». «Espero que él (Biden) pueda soltar un poco todas las tensiones que hay en torno a la migración y que sea capaz de ayudar a los migrantes y sacar a esos niños de las jaulas y hacer que se reúnan con sus familias», apunta la veinteañera.

Esta joven latina también espera que Biden no sea racista, dice, y que cumpla con lo que ha dicho durante la campaña. Una de sus promesas electorales fue que en sus primeros 100 días en la Casa Blanca pedirá al Congreso (el Senado aún no se sabe si será demócrata o republicano) que legalicen más de 11 millones de indocumentados. La época en la que su familia más temió ser deportada fue hace siete años. En ese entonces el demócrata Barack Obama era el presidente de Estados Unidos. «Recuerdo que en esa época los oficiales de las patrullas fronterizas hacían redadas en el Valle (del Río Grande), que es donde vivo, y tuvimos que irnos a casa de mi abuela.

Era aterrador y para mí era muy real que mis padres pudieran ser detenidos y deportados a México y yo tendría que cuidar a mis hermanos». Este año, Joe Biden dijo que fue un «gran error» que la Administración Obama haya deportado a cientos de miles de personas sin antecedentes penales. «Ahora que tengo más conocimiento por las clases (universitarias), sé que Obama no fue un presidente tan bueno como al menos pensaba que él era”, dijo Aldape. Los años bajo Trump Con respecto a cómo esta familia numerosa vivió estos últimos cuatro años, Aldape señaló que lo que más le preocupó fue su hermana.

Ella nació en México y fue la primera persona del Valle del Río Grande en hacerse con la Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), política migratoria que protege a los inmigrantes indocumentados que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños. «Donald Trump intentó quitar DACA. Por eso no quiero que Trump sea el presidente, él ya lo intentó una vez, estoy segura de que lo intentará de nuevo», comenta. Aldape explica que antes de obtener este permiso, su hermana vivía como en «una pequeña cárcel», pues no podía salir del Valle del Río Grande, ya que esta zona está rodeada de patrullas fronterizas. «Ella es muy inteligente y ha tenido muchas oportunidades para ir a universidades muy buenas, pero por las restricciones que ha sufrido como inmigrante ilegal, no podía ir a ningún sitio», añade.

Lo mismo le ha pasado, aunque en menor medida, a Aldape durante toda su vida. «(La situación de mi familia) me impidió ir a otros sitios. Por ejemplo, con mi equipo de fútbol teníamos que viajar a otros lados del estado y mi madre me decía: ‘No sabemos si podrás ir, solo porque te pueden preguntar dónde estamos'». El miedo a que ella se tenga que hacer cargo de sus hermanos es algo que sigue atormentando a la joven. «Si eso pasara, disminuirían mis posibilidades de terminar mi carrera universitaria, que es uno de mis mayores objetivos.

Espero que nada pase en los meses que vienen. Mis padres podrán ser aptos para iniciar una petición de ciudadanía cuando cumpla 21 años». «Todo el mundo está emocionado de cumplir los 21 años para ir a beber o para ir de fiesta, pero yo no estoy emocionada por eso. La razón por la que quiero que pase es porque podré finalmente pedir los papeles para mis padres y eso es algo muy importante para mí, porque no solo es mi sueño, o el de mis padres, es el sueño de toda mi familia», señala.

Por su parte, su hermana tal vez consiga la ciudadanía pronto, pues está comprometida con un estadounidense. Cuando esto ocurra, una de las primeras cosas que hará la familia será ir a México a ver el lugar donde se criaron sus ancestros.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.