Publicidad

Univision noticias

Las autoridades aseguran que el objetivo es prevenir que los menores sean víctimas de traficantes, pero quienes se oponen apuntan otros motivos ocultos.

El Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, en inglés) ha comenzado en enero a recopilar las huellas dactilares de niños migrantes que llegaron solos al país y se encuentran bajo custodia del Departamento de Salud (HHS, en inglés), a la espera de encontrar un hogar de adopción temporal, según la web informativa BuzzFeed.

La agencia federal atribuye a esta práctica, que afecta a menores de 14 a 17 años, a su deseo de “prevenir o mitigar el riesgo de que sean víctimas de traficantes de personas o coyotes, y reducir los fallos de identificación”.

Esta práctica se suma a la recolección de muestras de ADN que las autoridades migratorias han puesto en marcha en la frontera, pero en este caso afecta a menores que se encuentran en una situación muy delicada.

Tanto si llegan solos como si son separados de familiares en la frontera, los menores de edad detenidos son transferidos al Departamento de Salud, que les busca una hogar de adopción hasta que cumplen los 18 años. Es entonces cuando familiares, amigos o conocidos pueden hacerse cargo de ellos, pero para eso tienen que identificarse ante el Gobierno.

Las autoridades migratorias dicen que de esta forma evitan que los niños terminen en manos de personas que puedan hacerles daños, mientras que activistas denuncian que los familiares o amigos que no tienen documentos no se atreven a reclamar a los menores por miedo a ser deportados.

En diciembre, el diario The Washington Post informó de un programa secreto del Gobierno precisamente para infiltrar a agentes de ICE en los refugios del Departamento de Salud, para usar los datos de familias y niños con el objetivo de deportar a indocumentados. Según este diario, se les impidió el acceso a esa información, pero sí se aceptó que pudieran recolectar huellas dactilares de los adultos que vinieran a reclamar en adopción a los menores.

ora, según Buzzfeed, se sabe que también están recolectando las huellas de los menores, dentro de su esfuerzo por generar una enorme base de datos con información para identificar hasta a un millón de migrantes, que luego pueda ser usada por el FBI y y por las utoridades migratorias para las deportaciones.

En octubre, el Departamento de Justicia publicó una regla que autorizaba a todas las agencias federales, incluyendo al Departamento de Seguridad Nacional, a tomar muestras de ADN no solo a personas que enfrenten cargos criminales o estén condenadas, sino también a extranjeros retenidos por las autoridades.

La nueva disposición permitiría reunir información de ADN de cerca de 748,000 inmigrantes y solicitantes de asilo cada año

La congresista demócrata Rosa DeLauro considera que tomar huellas a adolescentes es “antiético” y va contra la misión de las Oficinas de Reasentamiento de Refugiados (ORR, dependiente del Departamento de Salud).

“La misión de los ORR es proteger a los niños y colocarlos bajo el cuidado de un patrocinador (adopción) de la manera más segura y rápida posible. No se equivoquen: La intención de ICE es intimidar y asustar a los niños al ingresar a estos refugios. Si el HHS se los permite, entonces serán cómplices”, escribió en su cuenta de Twitter.

“No creo la justificación de ICE ni por un segundo”, agregó.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.