Publicidad

Fabiola Navarrete/ Tu Tiempo Digital

Hola a todos con inmensa alegría les saludo a través de este medio y deseo de todo corazón que sus oídos y su corazón estén abiertos para recibir este mensaje de parte de Dios.

Justo ahora que estamos rodeados de tanta disputa, de tanta enemistad. Pareciera que los seres humanos nunca nos pondremos de acuerdo en nada. Lo único que vemos son enfrentamientos de todo tipo por las diferencias de opinión. Es imprescindible hablar, o más bien recordar lo que es la amistad y en específico de la amistad con Dios.

Estoy segura que todos ustedes tienen la enorme fortuna de contar con muy buenos amigos. La amistad se define como la relación de simpatía y confianza que se establece entre personas que nos son familia.

Los amigos son personas con las que no compartimos lazos de sangre, pero que han decidido ser parte importante de nuestra vida y quienes están ahí para amarnos, apoyarnos y alentarnos. Es más, a veces, suelen ser los amigos quienes nos brindan mayor apoyo que nuestra propia familia. Un verdadero amigo es aquel que te ama pero que también te sabrá decir cuando estés actuando mal. El amigo que te solapa todo lo que haces, es no es un amigo de verdad.

Sin embargo, el mejor amigo que podemos tener es el Señor. Pues fue él quien entregó a su propio hijo para que muriera por todos nuestros pecados y así nos demostró que su amor es en verdad inagotable. En Juan 15:14 nos dice: “Vosotros sois mis amigos, si hacéis lo que yo os mando”. Dios sabe muy bien lo que nos conviene y lo que nos traerá bendición en todos los aspectos de nuestra vida y por eso es tan importante hacer lo que Él nos indica en su Palabra.

Aquí en este capítulo Jesús les estaba recordando a sus discípulos lo importante que es el segundo mandamiento que nos pide que amemos a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Es entonces cuando dice las siguientes palabras en el versículos 13: “Nadie tiene mayor amor que éste, que uno ponga su vida por sus amigos”. No sé si alguno de ustedes es tan afortunado de tener un amigo que pueda decir y hacer esto por ustedes. Jesús sí lo hizo. Él es sin duda, el mejor de los amigos.

Los amigos terrenales que tenemos son una verdadera bendición y espero que ustedes logren mantener esta hermosa relación con todos ellos. Sin embargo, nuestros amigos siguen siendo seres humanos que cometen errores. Todos podemos prometer que no fallaremos y no dudo que hagamos nuestro mayor esfuerzo para lograrlo, pero tarde o temprano cometeremos un error. Dios es el único que puede ser Fiel siempre.

Otro papel muy importante del que nos hablan en este capítulo es el de ser siervos de Dios, lo cual es algo muy importante que debe ser tomado como un gran honor y debe realizarse con la mayor responsabilidad. Al considerarnos siervos del Señor mostramos humildad reconociendo que todo es de Él y que nosotros solo somos mayordomos o administradores de todas las cosas que nos ha dado. Jesús, a pesar de ser su hijo, vino a este mundo a demostrarnos lo que significa ser un siervo de Dios.

Sin embargo, ser amigos de Dios es algo a lo que todos debemos aspirar porque nos coloca en una posición aún más cercana a Él. En el versículo 15 nos dice: “Ya no os llamaré siervos, porque el siervo no sabe lo que hace su Señor; pero os he llamado amigos, porque todas las cosas que oí de mi Padre, os las he dado a conocer”.

Si mantenemos una estrecha relación con Dios, sabremos muy bien todo lo que Él quiere para nosotros. Fue Él quien nos eligió a nosotros y no nosotros a Él. Dios quiere que demos fruto y que ese fruto permanezca y se extienda a todas nuestras generaciones. El Señor quiere que estemos seguros de que todo lo que pidamos a Dios en nombre de Jesús nos será concedido.

Hoy los exhorto a que amemos a todas esas personas con las que nos tocó compartir esta vida y que este amor sea de corazón y no de labios solamente.

Me despido con estas palabras hermosas del Salmo 22:11:”El que ama la limpieza de corazón, por la gracia de sus labios tendrá la amistad del rey”.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.