Publicidad

Univision Noticias

Cada llamada telefónica, cada carta, cada visita familiar. Incluso recluido en una prisión de máxima seguridad en Colorado, el narcotraficante Joaquín ‘El Chapo’ Guzmán sigue bajo un estricto monitoreo de las tres agencias que lo trajeron a este país: la DEA, el FBI y el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE).

Por primera vez, el Buró de Prisiones (BOP) ha descrito las normas del régimen para terroristas convictos (SAMs) que el gobierno le impuso al exjefe del Cartel de Sinaloa desde su llegada al penal ADX Florence en julio de 2019. Antes, la dependencia negó a este medio esa información citando una de sus políticas.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.