Publicidad

Fabiola Navarrete/Tu Tiempo Digital

Hola a todos con el corazón lleno de gozo los saludo y espero que sea el Señor guiando este mensaje que hoy les compartiré.

El apóstol Pablo nos dejó mensajes ricos en sabiduría y que nos exhortan a seguir fuertes en el camino de Dios. Son mensajes que también nos confrontan para que no nos desviemos de la senda de justicia por la que el Señor quiere que caminemos.

En esta ocasión vamos a leer 2 Corintios 10:3 en donde se nos alienta a dejar de andar en lo carnal y buscar más las cosas espirituales. Este versículo dice: “Pues aunque andamos en la carne, no militamos según la carne, porque las armas de nuestra milicia no son carnales, sino poderosas en Dios para la destrucción de fortalezas, derribando argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevando cautivo todo pensamiento a la obediencia a Cristo”.

Aquí nos está recordando que importante es dejar de estar viendo sólo lo que está a nuestro alrededor, dejar de estar pensando en las cosas carnales y como, en lugar de eso, debemos enfocarnos más en alimentar nuestro Espíritu. Esto se logra a través de la relación constante con Dios y que debe crecer cada día más, así también, se logra a través de la Fe. Como bien se nos dice en Hebreos 11.:1 “Es la Fe la certeza de lo que se espera y la convicción de lo que no se ve”. 

La Fe es esa llave poderosa que abrirá todas las puertas que el mundo entero se encarga de decirnos que están cerradas para nosotros. En el plano espiritual la Fe tiene el poder de cambiar las cosas que se ven en lo natural por las cosas que son congruentes con la Palabra de Dios. La Fe genuina en el corazón de un creyente tiene el poder de cambiar las circunstancias externas y que de repente parecen ser contrarias a lo que uno espera, en las cosas que uno desea. Como nos dice 2 Corintios 5:7 “Porque por Fe andamos, no por vista”.

Es una guerra espiritual la que debemos librar y no una guerra física cada vez que enfrentamos un problema. Es de rodillas donde se ganan las batallas y a través de la oración Dios nos dará la victoria. No tenemos por qué estar contendiendo con las personas con las que tenemos un problema porque eso no resolverá la situación, hay que entregarle todo a Dios. En Zacarías 4:6 nos dice “No es con ejército, ni con fuerza, sino con mi Espíritu”.

Es mediante esta guerra espiritual que se logrará derribar estas fortalezas, argumentos y toda altivez que se levanta en contra del conocimiento de Dios. Empecemos con las fortalezas. Una fortaleza en su definición más común es la capacidad de una persona para resistir o sobrellevar sufrimientos. Sin embargo aquí se refiere a fortalezas espirituales que se crean cuando nosotros llenamos nuestro corazón de cosas incorrectas como egoísmo, rencor, deshonestidad, amargura, etc. Todo eso que está rodeando nuestro corazón no va a permitir que entre ni el amor, ni el Espíritu de Dios. 

Los argumentos vienen siendo como las excusas que respaldan nuestros actos y nuestra manera errónea de vivir. Son como esos paradigmas bien arraigados que hemos tenido ya por años y que no queremos dejar. 

La altivez es sinónimo de soberbia y es todo lo contrario a lo que Dios nos pide y que es, ser humildes. A Dios no le agradan las personas de corazón altivo, Él quiere que lleguemos ante su presencia con un corazón humilde y es así cuando podremos permanecer unidos a Él y cuando todo eso bueno que vienen de Él podrá fluir dentro de nosotros.

Otra manera de derribar estas fortalezas, argumentos y altivez es mediante la completa aceptación de la voluntad de Dios porque sólo así vamos a poder mantener nuestros pensamientos cautivos a la obediencia en Cristo, quien es el autor y consumador de la Fe y quien nos vino a modelar el comportamiento correcto que deben tener los hijos de Dios.

Señor hoy te pido que cada día nos podamos someter más a tu buena, agradable y perfecta voluntad y que la Fe, el amor y tu Espíritu nunca dejen de fluir en nosotros.

Les amo, les abrazo y primero Dios los veo muy pronto.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.