Publicidad

Tu Tiempo Digital

Hola a todos que la gracia y bendición de Dios esté con ustedes. Si alguien supo lo que era estar acorralado, desesperado y en un confinamiento total ese fue el Rey David. Antes de ser rey, atravesó muchas situaciones adversas. David fue el Jefe del Ejército del Rey Saúl, pero ahora se encontraba sin familia, sin comida y en una situación muy desfavorable y sin haber hecho nada malo para merecerlo. Cuando escribió el salmo que leeremos hoy, se encontraba en una cueva, estaba siendo perseguido por el Rey Saúl quien quería matarlo. A esta cueva llegaron otros 400 hombres. Lo que él buscaba con estas palabras era reconfortarse a sí mismo y alentar también a estos hombres, pues sabía que sólo la Fé en Dios podía sacarlos de esta situación.

El Salmo 34 versículos 17 al 19 dice así: “El Señor oye a los suyos cuando claman a él por ayuda; los rescata de todas sus dificultades. El Señor está cerca de los que tienen quebrantado el corazón; Él rescata a los de espíritu destrozado. La persona íntegra enfrenta muchas dificultades, pero el Señor llega al rescate en cada ocasión”.

¿Quiénes son los suyos? Los que lo han aceptado como su Señor y Salvador. Los que siguen sus mandamientos. En otra versión dice “los justos”. Justo es alguien que actúa con justicia. Justo es una persona ecuánime, equitativa, imparcial. A Dios le agradan este tipo de personas y anhela que todos sus hijos sean así. El Señor suplirá todas nuestras necesidades si lo ponemos en primer lugar. Es él quien nos consuela cada vez que estamos en apuros, para que nosotros a su vez, también podamos consolar a otros.

Estar quebrantados de corazón significa ir delante de Dios y mostrarle todo ese dolor que sentimos. Clamar con un corazón sincero, a corazón abierto, como también se dice. Cuando hacemos esto, acentuamos nuestra dependencia y forjamos nuestra inquebrantable confianza en el Señor.

Quien tiene un espíritu destrozado es quien admite que sin Dios no podrá salir adelante. Recordemos que a nivel espiritual es donde nos comunicamos con Dios. Vayamos a su encuentro y nuestro espíritu será fortalecido. Al fortalecer nuestro espíritu, se fortalece también nuestra alma y por consiguiente nuestro cuerpo.

¿Quién es una persona íntegra? Alguien que se comporta igual en lo público y en lo privado. Una persona que camina recta delante de Dios.

El ciclo necesidad-súplica-provisión se repetirá muchas veces a lo largo de nuestra vida. Necesitamos pasar por este tipo de procesos para que el carácter de Jesucristo se forme en nosotros. Llegar a la estatura del varón perfecto, debe ser nuestra meta.

El mensaje general de este salmo es que habrá épocas de necesidad, pero el Señor siempre proveerá para los suyos si le buscan con intensidad y perseveran en sus caminos, sin desviarse a la derecha ni a la izquierda.

Les invito hoy más que nunca a que nos esforcemos un poco más cada día por ser personas justas que buscan siempre el camino correcto, para que Dios nos recompense y salgamos fortalecidos de ésta y de cada una de las adversidades que se nos presenten.

En Proverbios 4:18 encontramos estas hermosas palabras: “Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, que va en aumento hasta que el día es perfecto”.

Deseo de todo corazón que así sea la senda que ustedes escojan y que conforme avance este día resplandezca esa luz que Dios ha puesto dentro de todos nosotros, y a su vez, nosotros también reflejemos esa luz a otros.

Les amo, les mando un fuerte abrazo y primero Dios nos vemos la próxima semana.

203

 

 

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.