Publicidad

Fabiola Navarrete/ Tu Tiempo Digital

Hola a todos con agradecimiento y gozo en mi corazón les saludo y deseo que el Señor siga derramando bendiciones sobre abundantes sobre todos ustedes.

En la emisión pasada terminamos con el versículo de 1 Juan 2:17 que nos dice que el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. Yo me quedé con estas palabras en mi mente el resto de la semana y hoy el Señor ha puesto en mi corazón que hablemos justamente sobre la Voluntad de Dios.

Jesús fue quien vino a enseñarnos con su propio ejemplo a ser obedientes y a hacer la voluntad de Dios. Cuando Jesús estaba enseñando a sus discípulos cómo comunicarse con su Padre en esta tan conocida oración que todos conocemos y que inicia diciendo: Padre Nuestro, que estás en los cielos. En Mateo 6:10 dice “Hágase tu voluntad, como en el cielo, así también en la tierra”.

En otra parte de este mismo libro de Mateo Jesús nos vuelve a hablar de este tema y nos dice en Mateo 7:21 que sólo aquél que hace la voluntad de su Padre entrará al reino de los cielos. Esta es la máxima promesa que podemos recibir. Quién de nosotros no va a querer disfrutar de la presencia constante de Dios y estar en ese lugar en donde habrá plenitud de gozo. Un lugar en donde ya no habrá, dolor, ansiedad ni sufrimiento. Cuando a mí me preguntan que cómo me imagino que será el Paraíso, yo contesto que es como ese momento de mayor gozo que hemos experimentado, pero multiplicado a la infinita potencia. El resultado de esta operación apenas se acercará mínimamente a lo que será el estar ahí. Por eso mismo, los invito a seguir intentando día con día a hacer lo que el Señor nos pide para poder recibir ese invaluable galardón de la vida eterna y además también, para que mientras seguimos viviendo en este mundo, sigamos recibiendo infinitas bendiciones.

Una cita que a para mi es de suma importancia cuando se habla de la voluntad de Dios se encuentra en Mateo 26:42. Aquí Jesús se encontraba en momento muy difícil y crucial de su vida. Estaba orando en Getsemaní justo antes de ser aprendido. En estos momentos su alma estaba triste, hasta la muerte. La verdad a mi este pasaje de la biblia me llena de mucho dolor porque de solo imaginar lo que Jesús sentía, me hace sentir mucha tristeza. Nuestro Mesías estaba agobiado, afligido, pues él en su condición de hombre también sentía dolor y angustia. Es justo en ese momento cuando Jesús le pide a su padre lo siguiente: “Padre mío, si esta copa no puede pasar de mí, sin que yo la beba, que se haga tu voluntad”.

Aquí Jesús mismo nos mostró que ser obedientes es difícil y que va a doler aceptar la voluntad de Dios. Si a Cristo le costó trabajo respetar la voluntad de su Padre, que era una persona con un espíritu muy fuerte, cuanto más a nosotros que tenemos un espíritu débil.

¿Qué es lo que debemos hacer para poder aceptar de la mejor manera la voluntad de Dios?

1.- Fortalecer nuestro Espíritu y esto se logra orando, leyendo la Palabra y recibiendo mensajes que transmitan la sana doctrina. Sólo así podremos distinguir cuál es la voluntad de Dios para nuestra vida y no andar buscando excusas que respalden nuestras decisiones y que nada tienen que ver con lo que está escrito en la biblia.

2.- Alimentar más el espíritu que el cuerpo. Esto se logra sometiendo cada vez más nuestra carne. Se puede hacer a través del ayuno que no puede ser solamente abstenerse de comer alimentos, sino que también puede ser la abstinencia de hacer muchas otras cosas en las que encontramos deleite, como puede ser estar en el celular mucho tiempo, ver la televisión, etc. Todo aquello que provoque algún placer físico o emocional.

3.- Confiar plenamente en que la recompensa o la bendición que recibiremos será la mejor. Nunca olvidemos que la voluntad de Dios es buena, agradable y perfecta (Romanos 12:2).

Hoy Señor te pedimos tal como dice el Salmo 143:10, que nos enseñes a hacer tu voluntad, que tu buen espíritu nos guíe por caminos rectos. Te amamos Padre, y queremos seguir haciendo sólo lo que a ti te agrada.

Les amo, les abrazo y primero Dios los veo muy pronto.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.