Publicidad

AP News

OAKLAND, California (AP) – Los bancos de alimentos estadounidenses que ya están lidiando con una mayor demanda de familias marginadas por la pandemia ahora enfrentan un nuevo desafío: el aumento de los precios de los alimentos y los problemas de la cadena de suministro que azotan a la nación.
Los costos más altos y la disponibilidad limitada significan que algunas familias pueden obtener porciones más pequeñas o sustituciones de alimentos básicos como la mantequilla de maní, que cuesta casi el doble de lo que costaba hace un año.
A medida que se acercan las vacaciones, a algunos bancos de alimentos les preocupa no tener suficiente relleno y salsa de arándanos para el Día de Acción de Gracias y Navidad.
«Lo que sucede cuando los precios de los alimentos suben es que la inseguridad alimentaria para quienes la experimentan simplemente empeora», dijo Katie Fitzgerald, directora de operaciones de Feeding America, una organización sin fines de lucro que coordina los esfuerzos de más de 200 bancos de alimentos en todo el país.
Los bancos de alimentos que se expandieron para satisfacer una demanda sin precedentes provocada por la pandemia no podrán absorber para siempre los costos de los alimentos que son dos o tres veces más de lo que solían ser, dijo.
Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.