Publicidad

AP News

BUENOS AIRES (AP) – Decenas de miles de fanáticos ansiosos por honrar a Diego Maradona se alinearon el jueves para pasar frente al ataúd de la estrella del fútbol más emblemático de Argentina, algunos enfrentándose a la policía que intentaba mantener el orden en la mansión presidencial del país. Algunos arrojaron botellas y piezas de vallas metálicas a la policía cerca de la Casa Rosada en el corazón de Buenos Aires. Los agentes en un momento utilizaron gases lacrimógenos para tratar de controlarlos.

Los aficionados lanzaban besos al pasar junto al ataúd de madera de Maradona en el vestíbulo principal del edificio presidencial, algunos se golpean el pecho con los puños cerrados y gritan: «Vamos Diego». El ataúd estaba cubierto con una bandera argentina y la camiseta número 10 que vistió la famosa selección nacional. Docenas de otras camisetas de diferentes equipos de fútbol arrojadas por visitantes llorando estaban esparcidas sobre y alrededor del ataúd. Maradona murió el miércoles de un infarto en una casa en las afueras de Buenos Aires donde se recuperó de una operación cerebral el 3 de noviembre. La visita abierta comenzó a las 6:15 am hora local (0915 GMT) después de unas horas de privacidad para familiares y amigos cercanos.

Los primeros en despedirse fueron sus hijas y familiares cercanos. Su ex esposa Claudia Villafañe vino con las hijas de Maradona, Dalma y Gianinna. Luego vino Verónica Ojeda, también su ex esposa, con su hijo Dieguito Fernando. Jana, a quien Maradona reconoció como su hija hace apenas unos años, también asistió al funeral. Luego vinieron ex compañeros de equipo de la selección ganadora de la Copa del Mundo de 1986, incluido Oscar Ruggeri. También se presentaron otros futbolistas argentinos, como Carlos Tévez de Boca Juniors. Las filas comenzaron a formarse fuera de la Casa Rosada solo horas después de que se confirmara la muerte de Maradona y crecieron a varias cuadras. Entre los presentes se encontraban los reconocidos hinchas barrabravas de Boca Juniors, uno de sus ex clubes.

El primer aficionado en visitarlo fue Nahuel de Lima, de 30 años, que usaba muletas para moverse debido a una discapacidad. “Hizo que Argentina fuera reconocida en todo el mundo, quien habla de Maradona también habla de Argentina”, dijo de Lima a The Associated Press. “Diego es el pueblo… Hoy no importan las camisetas, las banderas políticas. Vinimos a despedirnos de un gran que nos dio mucha alegría ”. Lidia y Estela Villalba lloraron cerca de la salida del vestíbulo. Ambos llevaban camiseta de Boca Juniors y bandera argentina al hombro. “Le dijimos que lo amamos, que era el más grande”, dijeron al mismo tiempo. En los azulejos que cubren la Plaza de Mayo, cerca de la Casa Rosada, se pintó un enorme mural del rostro de Maradona’a, que estaba decorado con una cinta negra gigante en la entrada. Una pantalla gigante frente a la Casa Rosada mostraba fotos históricas de Maradona a los fanáticos que pasaban, la mayoría de los cuales, pero no todos usaban máscaras debido a la pandemia de coronavirus.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.