Publicidad

Milenio Noticias

El repartidor que trasladó el paquete bomba, desconocía el interior de la caja, habría recibido un pago por adelantado, y tendría apenas un año trabajando de manera independiente.

Hoy, se encuentra grave en el Hospital General de Salamanca y se convierte en un testigo clave en la explosión que terminó con la vida del dueño y del gerente del restaurante familiar Barra 1604.

Mensajes de WhatsApp, enviados minutos después de la explosión por servicios de emergencia que llegaron a la zona -y a los que MILENIO tuvo acceso- se convierten en la primera declaración vertida por el joven, cuya identidad se mantiene oculta, ante el desarrollo de las investigaciones.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.