Publicidad

AP News

SACRAMENTO, California, EE.UU. (AP) — Las multitudes habituales llenaron las calles cuando los bares y clubes nocturnos estaban cerrando en Sacramento, la capital de California, cuando el sonido de disparos rápidos hizo que la gente corriera aterrorizada. En cuestión de segundos, el último tiroteo masivo en Estados Unidos había dejado seis muertos y 12 heridos.
La policía de Sacramento dijo que estaba buscando al menos a dos personas que abrieron fuego alrededor de las 2 am del domingo en las afueras del distrito de entretenimiento del centro de la ciudad, anclado por el Golden One Arena que alberga conciertos y los Sacramento Kings de la NBA.
El partido en casa del equipo contra los Golden State Warriors se desarrolló según lo programado el domingo por la noche y comenzó con un momento de silencio por las víctimas.
La jefa de policía Kathy Lester reveló pocos detalles de la investigación y suplicó al público que compartiera videos y otras pruebas que pudieran conducir a los asesinos. “La escala de violencia que acaba de ocurrir en nuestra ciudad no tiene precedentes durante mis 27 años aquí”, dijo Lester a los periodistas durante una conferencia de prensa en la sede de la policía. “Estamos conmocionados y desconsolados por esta tragedia. Pero también estamos decididos como agencia a encontrar a los responsables y asegurar justicia para las víctimas y las familias”.
Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.