Publicidad

Por Dr. Henning Ansorg, M.D., FACP, Oficial de SaluDepartamento de Salud Pública del Condado de Santa Barbara

Las órdenes de salud del estado y locales acerca de lo que se puede y no se puede hacer en las escuelas locales puede resultar bastante confuso.  Cuando vemos niños jugando o practicando deportes en áreas escolares o en guarderías, nos preguntamos por qué las escuelas no están abiertas para clases diarias.

Personas en condados con elevadas tasas de transmisión se preguntan por qué California no permite la reapertura de las escuelas, cuando al mismo tiempo se permiten abrir programas de guarderías y campamentos en esos mismos condados.

Son varios factores que se consideran para tomar decisiones acerca de nuestros niños y como protegerlos del COVID-19 mientras seguimos proporcionándoles una educación de calidad.

  • COVID-19 es un virus nuevo. Continuamente aprendemos novedades acerca de este virus. Ahora entendemos que los niños pueden portar y transmitir el virus a los demás, aunque la gravedad de la enfermedad en los niños por general es mas baja que en los adultos.
  • En raros casos, sin embargo, los niños pueden enfermarse de manera grave y hasta fallecer. Los niños menores de 10 años parecen tener la enfermedad de manera menos grave.
  • Las escuelas constituyen los ambientes más intensivos para los niños por el tiempo que pasan juntos, proximidad e interacción con otros niños y adultos, y la cantidad de personas en un solo lugar.
  • La transmisión de persona en persona parece ser la forma más común de transmisión.
  • Padres y otros parientes pueden optar por proveer cuidado diario para sus niños. Muchos padres tienen trabajos y responsabilidades que los previenen de cuidar a sus hijos en tiempo completo.
  • Hay niños de personas que son trabajadores esenciales y que seguirán teniendo que ir a trabajar, aunque las escuelas estén cerradas para la instrucción. Alternativas que se parezcan con el ambiente familiar son necesarias.
  • Programas de guarderías son licenciados, y tanto las guarderías como los campamentos son menos intensivos que las escuelas, pues los niños están en grupos más pequeños, existen límites para el número de personas en los campamentos y guarderías para que se pueda mantener la distancia física, y hay medidas específicas para reducir la transmisión. Cada uno de estos factores limita la exposición.

Establecimientos de todos los tipos, incluso áreas escolares, pueden ser usados para proveer programas de guardería o campamentos. Cada establecimiento deberá respetar directrices estrictas, incluso relacionados a higiene, limpieza y desinfección. Adultos que supervisan niños en programas de guardería y campamentos también deben adherir a las directrices sobre cubrebocas, distanciamiento físico y evaluación, entre otros.

Entrando el séptimo mes de la pandemia, California está equilibrando muchas necesidades y riesgos, con base a los avances científicos, mientras priorizamos nuestros niños.  Aunque sea un gran desafío ¡lo lograremos!

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.