Publicidad

Telemundo Noticias

Estados Unidos tiene información sólida de que el líder ruso se ha vuelto iracundo e inestable pues su campaña militar ha sido más lenta de lo planeado. Los analistas dicen que Putin subestimó el rechazo unificado de Occidente y la determinación de Ucrania.

Por Ken Dilanian, Carol E. Lee, Courtney Kube y Dan De Luce – NBC News

Las agencias de inteligencia de Estados Unidos han determinado que el presidente ruso, Vladimir Putin, está cada vez más frustrado por su incursión militar en Ucrania y pueda ver como su única opción redoblar la violencia, dijeron oficiales estadounidenses en funciones y retirados con información sobre el asunto.

A medida que la economía rusa se tambalea bajo sanciones globales sin precedentes y su fuerza militar supuestamente superior parece estancarse, Putin ha arremetido con ira contra sus subordinados, incluso mientras permanece en gran medida aislado del Kremlin en parte debido a las preocupaciones sobre el COVID-19, dijeron las fuentes.

«Se trata de alguien que claramente ha sido sorprendido por el tamaño de la resistencia ucraniana», aseguró a MSNBC el senador Mark Warner, demócrata por Virginia y presidente del Comité de Inteligencia. «Se ha aislado. No ha estado mucho en el Kremlin. … Cada vez tiene menos colaboradores, y estos aportes vienen de aduladores».

Y añadió: “Me preocupa que esté arrinconado. Me preocupa que no tenga una salida clara”.

Los funcionarios coinciden en que el líder no es el mismo de antes y se encuentra cada vez más solo.

“Ya no es el mismo dictador de sangre fría y ojos claros que era en 2008”, aseguró el exdirector de la CIA John Brennan a NBC News.

Por su parte, un diplomático de Occidente afirmó que el presidente ruso parecía estar cada vez más aislado y mal informado.

«La principal preocupación es la información que está recibiendo y lo aislado que está», aseguró el diplomático a NBC News. «No creemos que tenga una comprensión realista de lo que está pasando».

El senador Marco Rubio, republicano por Florida y miembro principal del Comité de Inteligencia, afirmó en Twitter que «el antiguo Putin era un asesino de sangre fría pero calculador. Este nuevo Putin es aún más peligroso».

Warner, que, al igual que Rubio, recibe informes especiales de la CIA, dijo que seguía preocupado por un ciberataque masivo contra Ucrania, algo que los rusos aún no han querido o no han podido hacer.

Otra de las razones por las Putin podría estar preocupado es la lentitud con la que están entrando sus tropas a Ucrania, según los expertos.

Un oficial de Defensa que habló con NBC News afirmó que los invasores rusos estaban luchando para mantener las reservas de combustible y otros suministros, que es una de las razones por las que su principal avance sobre Kiev se ha complicado. Los rusos avanzaron sólo unas tres millas en 24 horas y todavía estaban a unas 15.5 millas del centro de Kiev, aseguró el funcionario.

Las opciones que le quedan a Putin son todas poco atractivas y arriesgadas, según los funcionarios.

Putin subestimó gravemente la determinación de Ucrania y no contó con una respuesta unificada y dura de Occidente, dijo Alexander Vershbow, exembajador en Rusia y ex secretario general adjunto de la OTAN de 2012 a 2016.

Para mostrar su poder, el líder ruso podría ordenar a sus militares el uso de la fuerza bruta para tomar Kiev y otras ciudades, empleando bombardeos indiscriminados y bombardeos de zonas civiles. Ese fue el enfoque de Rusia en su guerra aérea en Siria, donde apoyó a los combatientes respaldados por Irán y a las tropas del régimen sirio, y en la Segunda guerra Chechenia de 1999 al 2000.

Allí, varios miles de civiles chechenos murieron cuando las tropas rusas cercaron Grozny, la capital. Tanto en Siria como en Chechenia, los grupos de Derechos Humanos acusaron a Rusia de crímenes de guerra y de atacar a civiles.

Cuando se presentó como candidato a la presidencia en 2000 y ganó, Putin defendió la guerra en Chechenia, defendiendo que era un líder capaz de restaurar el orden y controlar los disturbios.

“La próxima etapa puede ser la táctica militar de ‘tierra quemada’ que vimos en Chechenia y Siria, lo que significaría mucha más muerte y destrucción”, dijo Vershbow, ahora miembro distinguido del Consejo del Atlántico. “No creo que tengan demasiados escrúpulos cuando se trata de esto”.

Rubio reiteró en un mensaje el lunes que había “crecientes indicios de que #Putin ha ordenado un asedio medieval a #Kyiv”, que, según dijo, implicaría el corte de alimentos, combustible y energía.

“Tenemos que empezar a pensar en lo que podemos y estamos dispuestos a hacer para prevenir un crimen tan bárbaro”, añadió.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.