Publicidad

Univision Noticias

El descubrimiento de información clasificada en Mar-a-Lago a principio de año fue remitido al Departamento de Justicia por la Administración Nacional de Archivos, que dijo que había encontrado material clasificado en 15 cajas en la residencia.

Trump ha dicho previamente que los registros presidenciales fueron entregados «en un proceso ordinario y rutinario».

Hay múltiples leyes federales que rigen el manejo de los registros clasificados y los documentos sensibles de gobierno.

Una ley prevé hasta cinco años de prisión que tipifica como delito eliminar dichos registros y conservarlos en un lugar no autorizado.

Otro estatuto tipifica como delito el mal manejo de registros clasificados, ya sea intencionalmente o de manera gravemente negligente.

Aunque una orden de registro no sugiere que los cargos penales estén cerca o incluso se esperen, los funcionarios federales que buscan obtener una deben primero demostrar que tienen una causa probable de que se produjo un delito.

El presidente de la Asociación de Agentes del FBI, Brian O’Hare, en declaraciones a The Washington Post hizo una fuerte defensa de los investigadores que llevan a cabo registros aprobados por los tribunales, sin comentar específicamente el caso de Trump.

O’Hare destacó que las órdenes de registro son emitidas por jueces federales, «deben satisfacer reglas de procedimiento detalladas y claras, y son el producto de la colaboración y consulta con los abogados pertinentes del Departamento de Justicia».

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.