Publicidad

Univision Noticias

Se trata de la abogada Natalie Khawam. Aunque algunos la miran como parte de la idea de la Casa Blanca para ganar votos latinos, ella dice que le interesan muy poco las maquinaciones políticas que ha atraído el caso de la soldado asesinada Vanessa Guillén.

Cuando la familia de la soldado asesinada en Fort Hood, Vanessa Guillén, estaba buscando ayuda legal, escucharon sobre una abogada en Florida que tenía la reputación de enfrentarse a las fuerzas armadas de EEUU cuando se trata de abuso sexual a mujeres en servicio activo y otros casos de violación de derechos a militares.

 

«Fue otra víctima quien la recomendó», dijo Lupe Guillén, la hermana de 16 años de Vanessa. «Enfrentarse al ejército es un gran reto, pero ella lo hizo», añadió.

Cuando finalmente hablaron por teléfono, la abogada de Florida, Natalie Khawam, aceptó hacerse cargo del caso de forma gratuita, o ‘pro bono’ en lenguaje legal.

«¡Caramba! Gratis, ¿usted lo dice en serio? dijo Lupe Guillén, por teléfono desde Washington DC horas después de que la familia se reuniera con el presidente Donald Trump en la Oficina Oval con el propósito de buscar justicia para Vanessa Guillén y otras víctimas de abuso sexual en el Ejército. «Es por eso que todos los días me digo: ‘Gracias a Dios, a mis padres, a mi familia y a Natalie, porque son ellos quienes están a mi lado, luchando por la justicia».

Para Khawam, de 45 años de edad, quien ahora representa a la familia Guillén, no es algo nuevo enfrentarse al ejército de Estados Unidos.

Algunos de sus clientes la describen como una pionera a quien no le intimida enfrentarse al poder del Ejército estadounidense y una doctrina legal que durante décadas ha protegido a las Fuerzas Armadas de las leyes civiles.

«¡Natalie Khawam, eres lo máximo! … ¡Eres una ABOGADA FORMIDABLE!», escribió una admiradora, la trabajadora social de Los Ángeles, Mayra Infante, en su sitio web esta semana en respuesta a la visita a la Casa Blanca.

A otros les convence menos su decisión de visitar la Casa Blanca, señalando que Trump tiene un historial mediocre en los temas relacionados con la defensa de los derechos de las mujeres, pero a la vez la reconocen por poner el foco de la atención pública del país sobre la tragedia de la familia Guillén.

«Creo que es importante apoyar a la familia Guillén. Sin embargo, la estrategia de reunirse con el presidente es cuestionable dado el terrible historial de defensa de las víctimas que tiene esta administración», dijo Diana Fernández, del Centro Nacional de Leyes de la Mujer ( NWLC, por sus siglas en inglés). «Aún queda por ver cuán fructífera será, pero obviamente esperamos lo mejor», añadió.

Guillén fue asesinada en Fort Hood el 22 de abril por otro soldado y su cuerpo fue desmembrado y enterrado cerca de un río, según la denuncia penal. Su asesino luego se suicidó de un disparo.

La familia Guillén sospecha que hubo otros involucrados y teme que la cadena de mando pueda estar encubriendo acusaciones de acoso y abuso sexual. El caso ha dejado al descubierto una cultura de abuso sexual en el Ejército, donde se reportan decenas de miles de víctimas anualmente, según las propias estimaciones del Pentágono.

El jueves, Trump prometió una investigación completa del caso y ofreció personalmente cubrir los gastos del funeral de la familia.

Abogada liberal

Khawam, una inmigrante libanesa que llegó al país a la edad de un año, creció en Filadelfia, donde sus padres poseían un restaurante de comida del Medio Oriente, ‘Sahara’.

Se graduó en derecho de la Universidad de Georgetown y dista mucho de ser un instrumento de un plan de la Casa Blanca para ganarse a los votantes latinos. Al contrario, tiene una formación jurídica liberal y dice que le interesan muy poco las maquinaciones políticas que ha atraído el caso Guillén.

En 2005 organizó un ‘almuerzo liberal’ para algunos destacados abogados en un restaurante de Washington DC, al que asistió Ralph Nader, un conocido activista por los derechos del consumidor y excandidato presidencial por el Partido Verde.

Khawam también se asoció en algunos casos con Debra Katz, la abogada de derechos civiles radicada en Washington DC que representó a Christine Blasey Ford, la profesora de psicología de California que en 2018 testificó contra el entonces candidato a la Corte Suprema de Justicia, Brett Kavanaugh, acusándolo de agredirla sexualmente.

En un correo electrónico, Katz le dijo a Univision Noticias que Khawam «es una defensora tenaz de sus clientes. Va a luchar para garantizar que la verdad salga a la luz y se haga justicia».

Divorcio desagradable

Su carrera inicial se vio empañada por una amarga disputa de divorcio y custodia en 2011, así como una bancarrota. Un juez le dio a su exesposo la custodia exclusiva del hijo de la pareja después de rechazar sus acusaciones de violencia doméstica durante su breve matrimonio de un año.

El divorcio alcanzó mayor fama negativa un año después cuando se reveló un escándalo de infidelidad que involucraba al entonces director de la CIA, David Petraeus. Aunque Khawam no estuvo directamente involucrada en el escándalo, se supo que Petraeus le había escrito una carta al juez apoyando la apelación de Khawam por la custodia del niño. Khawam y su familia habían entablado amistad con Petraeus en algunos eventos sociales locales mientras él prestaba servicio en la base MacDill de la Fuerza Aérea en Tampa.

En 2018, Khawam fue reprendida públicamente por el Colegio de Abogados de Florida por cobrar a un cliente tarifas excesivas. Khawam atribuyó la reprimenda a la combinación de un cliente descontento y una oficina desbordada de trabajo con muchos clientes pro bono.

Casos emblemáticos

Khawam acaparó titulares mucho más positivos el año pasado cuando impugnó exitosamente un dictamen de la Corte Suprema de 70 años de antigüedad, conocido como la Doctrina Feres, que protege a las Fuerzas Armadas estadounidenses de ser demandadas en tribunales civiles por lesiones sufridas por miembros del Ejército mientras se encontraban en servicio activo.

En lo que fue una victoria histórica, Khawam trabajó en estrecha colaboración con miembros del Congreso para aprobar una reforma a finales del año pasado que creó una excepción a la Doctrina Feres que les permite a los miembros del Ejército demandar al Departamento de Asuntos de los Veteranos por negligencia médica.

La reforma se derivó del caso de uno de los clientes de Khawam, el oficial de las Fuerzas Especiales del Ejército, sargento Richard Stayskal, quien alega que los médicos en un centro de salud de Fort Bragg en Carolina del Norte, no le notificaron sobre un cáncer en sus pulmones. Los médicos detectaron un tumor durante un chequeo de rutina en 2017, pero inexplicablemente no dijeron nada, según su causa judicial.

El cáncer se extendió antes de que Stayskal pudiera recibir tratamiento adecuado. Desde entonces, se le ha diagnosticado cáncer terminal en etapa 4.

Su madre encontró a Khawam mientras investigaba las opciones legales de su hijo y tras ser rechazada por otros abogados quienes dijeron que no podían hacer nada a causa de la Doctrina Feres. » Natalie se enardeció y dijo que teníamos que arreglar esto«, le dijo Stayskal a Univision Noticias en una entrevista telefónica.

«Cuando te enfrentas al Ejército, es una tarea tan grande que necesitas a alguien como Natalie», dijo. «A lo largo del proceso, ella pudo haber tenido millones de excusas para retirarse. Pero nunca se rindió y siguió buscando la manera de resolver las cosas», año

Capitan Purcell

La capitana del Ejército Jessica Purcell, de 37 años, escuchó sobre le papel de Khawam en la impugnación a la Doctrina Feres cuando también estaba recibiendo quimioterapia después de recibir un diagnóstico erróneo sobre su cáncer de seno mientras estaba prestando servicio en la base MacDill en Tampa.

«Ella es como la pionera de todo esto», le dijo Purcell a Univision vía telefónica, y añadió que también sufrió abusos sexuales mientras prestaba servicio en Afganistán en 2013. » Ella se preocupa realmente por nuestros militares y tiene deseos de ayudar. Me da cierta esperanza», añadió Purcell, quien se ha sometido a varias cirugías y a quien también se le diagnosticó cáncer terminal en etapa 4.

Ella y Stayskal presentaron demandas por negligencia contra el Ejército este año como resultado del cambio en la ley.

«Sagacidad»

«Aplaudo el coraje de Natalie. Se necesita mucha audacia y fortaleza para enfrentarse a un sistema como el Pentágono», dijo el comandante Dwight Stirling, fiscal de la Guardia Nacional de California que también imparte derecho en la Universidad del Sur de California y es experto en la Doctrina Feres.

«Lo que ella tiene es sagacidad, conoce las leyes militares y sabe cómo moverse en los pasillos del Congreso. Y tiene cierta influencia con Trump», dijo Stirling, quien también aboga por una mayor protección legal para quienes prestan servicio en el ejército.

«Sé que hay personas que ven su estilo y piensan que es egoísta y lo único que quiere es promover su carrera. Aunque parte de eso podría ser cierto, a veces se necesita gente así», dijo. «Ella siente la disposición de ayudar a los desvalidos. Ve a los poderosos, especialmente a los hombres poderosos, que se aprovechan de los débiles y marginados», añadió.

El jueves en la Casa Blanca, la familia Guillén le pidió a Trump que los ayudara a descubrir la verdad sobre la muerte de la soldado. También le pidieron que apoyara los esfuerzos legislativos respaldados por la familia Guillén.

La familia Guillén dice que nunca lo pensó dos veces antes de aceptar la oportunidad de exponer su caso ante Trump. «Enfrentarse a los militares es un gran desafío. Uno tiene que hacer lo que tiene que hacer para cambiar la política», le dijo Lupe Guillén a Univisión. «Para ser sincera, nunca pensé que el presidente me escucharía. Esperemos que tome medidas y apoye nuestro proyecto de ley», añadió.

Los activistas que trabajan con la familia Guillén dicen que realmente no les interesa la óptica política. «La historia ocurre independientemente de quién esté en el cargo. Si el presidente fuera demócrata, la gente diría que también es una estratagema política», dijo Ana Luisa Tapia, directora central en Texas para la Liga de ciudadanos latinoamericanos unidos (LULAC, por sus siglas en inglés), quien viajó a Washington DC para apoyar a la familia el viernes.

«Cuando a alguien lo agreden sexualmente, no importa si la víctima es demócrata o republicana. Hay muchas víctimas por ahí y tenemos que hablar por ellas. Eso es lo que Natalie está haciendo», añadió.

«Mi objetivo es ganar»

Las tácticas agresivas de Khawam han herido susceptibilidades en el Congreso, dejando al personal de algunos congresistas molestos por su supuesta duplicidad y búsqueda de publicidad. Al mismo tiempo, la acreditan con poder romper el estancamiento del Congreso.

Khawam insiste en que sus clientes son lo primero. Haciendo caso omiso de las críticas de la visita a la Casa Blanca, respondió que no le interesa la política. «Si ves una oportunidad, tienes que aprovecharla. Solo hago lo que sea necesario para mi cliente. Mi objetivo es ganar«, dijo.

El apoyo en el Congreso parece ir en aumento a favor de la reforma militar impulsada por la familia Guillén. La oficina de la congresista Jackie Speier, demócrata de California, confirmó a Univision Noticias el sábado que está trabajando con Khawam y la familia, junto con un grupo bipartista de miembros del Congreso en un proyecto de ley para prevenir el abuso sexual militar en honor a Vanessa Guillén.

«Estamos bien encaminados pero todavía hay un largo trecho por recorrer,» dijo el congresista republicano de Oklahoma, Markwayne Mullin, quien ha trabajado estrechamente con Khawam en el proyecto de ley. «Natalie es muy tenaz. Ella no acepta un ‘no’ por respuesta», agregó.

La iniciativa, que aún se está preparando formalmente en el Congreso, sacaría los casos de abuso sexual de la cadena de mando militar. También crearía una nueva excepción a la Doctrina Feres, la cual permitiría demandas civiles contra el Ejército por negligencia en casos de abuso sexual.

«Si quieren trabajar con nosotros, lo agradecemos. Estamos hablando de una familia con una hija muerta,» respondió Khawam. «Necesitamos apoyo bipartidista y debemos dejar a un lado la política para que todos puedan ser ganadores», añadió.

300301304

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.