Publicidad

Univision Noticias

Por segundo año consecutivo se registra una cifra histórica en los arrestos de inmigrantes indocumentados que tratan de llegar a Estados Unidos. Al tiempo que más de 1,000 personas han perdido la vida en ese intento.

Desde el 1 de octubre de 2021, cuando inició el año fiscal en curso del gobierno federal, los agentes de la Patrulla Fronteriza han realizado alrededor de 1.82 millones de detenciones o hallazgos de inmigrantes en la frontera sur, un récord consecutivo en la Administración de Joe Biden.

Solo en julio se registraron casi 200,000 detenciones de migrantes. Pero llama la atención que hubo un ligero descenso respecto a los Menores (Niños) No Acompañados que terminaron bajo custodia federal en cumplimiento al Acuerdo Judicial Flores de 1997, revelan cifras publicadas este lunes por la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP).

“Los encuentros de Nilños No Acompañados disminuyeron un 13%, con 13,299 encuentros en julio en comparación con 15,255 en junio!», se lee en el informe de la CBP publicado el lunes. «En julio, el número promedio de Niños No Acompañados bajo custodia fue de 562 por día, en comparación con un promedio de 752 por día (registrado) en junio”, agrega.

El reporte también resalta que 22% de los 199,976 indocumentados detenidos ya habían sido arrestados y expulsados por la Patrulla Fronteriza en un lapso de 12 meses; es decir, volvieron a intentar llegar a sin autorización a Estados Unidos. De 2014 a 2019, la tasa promedio de reincidencias en los cruces fronterizos fue del 15%.

Cabe descatar que el reingreso no autorizado (re-entry) es sancionado con una prohibición de por vida, de acuerdo con la Ley de Inmigración.

El comisionado de la CBP, Chris Magnus, indicó en un comunicado que “esto marca el segundo mes consecutivo de disminución de encuentros a lo largo de la frontera suroeste. Si bien los números de encuentros siguen siendo altos, esta es una tendencia positiva y la primera caída de dos meses desde octubre de 2021”.

Otros datos que resalta la agencia es que el 67% de todos los detenidos eran adultos solteros, un descenso del 4% respecto al mes anterior. A su vez, tantos como 74,000 inmigrantes de ellos o el 37% del total fueron procesados bajo el llamado Título 42, la política de expulsión inmediata que data de 1944 y que fue activada en marzo del 2020 como parte de las medidas para evitar la propagación del coronavirus.

A su vez, poco más de 125,000 personas fueron procesadas bajo el Título 8 de la Ley de Inmigración, es decir, los deportaron porque no pudieron establecer una base legal para permanecer en este país o bien eran inadmisibles (por antecedentes criminales o haber sido deportados con anterioridad).

Las cifras de julio publicadas por la Patrulla Fronteriza se unen a otras más sensibles: desde enero del año pasado, cuando Biden llegó a la Casa Blanca, más de 1,000 migrantes han perdido la vida tratando de cruzar indocumentados a Estados Unidos, según un reporte de la agencia de noticias Reuters.

Esa cifra incluye el fallecimiento de 53 personas que eran transportadas en un contenedor al que se le descompuso el sistema de refrigeración cuando circulaba por una carretera en el norte de Texas.

Solo el año pasado 728 migrantes murieron o fueron reportados desaparecidos, más del doble que en 2015, de acuerdo con el informe de prensa.

Las autoridades culpan a ‘coyotes’ (traficantes de personas) sin escrúpulos que los guían bajo el inclemente sol del desierto, los llevan millas mar adentro en lanchas rudimentarias o los obligan a escalar la barda fronteriza.

Caso reciente

Uno de los casos más recientes es el de dos hermanos mexicanos que emprendieron un tortuoso camino hacia Estados Unidos, pero desgraciadamente murieron abrazados en el desierto de Arizona, después de que uno de ellos se deshidrató y el otro se quedó para ayudarlo, dijo su padre a Univision y otros medios.

Facundo Mendoza Nolasco dijo que el propio coyote que guiaba a sus hijos le confesó en una llamada telefónica que los había abandonado en algún lugar remoto de la frontera porque debía continuar su camino con otros migrantes.

Hace unos días, las autoridades de Guatemala, en coordinación con el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) arrestaron a cuatro traficantes de personas ligados a la muerte de una indígena en abril de 2021. emprendió una caminata de varios días por la frontera hasta Odessa, Texas. Pero al llegar, su cuerpo no soportó las duras condiciones del desierto y murió.

Lo que siguió para los coyotes fue realizar una serie de acciones para desvincularse del caso: sacaron su cadáver de una casa de seguridad, lo tiraron en un camino rural en el condado Crane y le pagaron cierta cantidad de dinero a la familia de la víctima en Guatemala, según la Fiscalía federal.

Campaña oficial

“En mayo, la CBP lanzó una campaña de publicidad digital para disuadir la migración irregular al enfocarse en las mentiras que usan los contrabandistas para atraer a los vulnerables a un viaje peligroso que a menudo termina en expulsión o muerte», dijo el comisionado Magnus en el comunicado.

«Ese peligro se destacó en el reciente derribo de una red mortal de tráfico de personas con sede en Guatemala responsable de la muerte de una mujer guatemalteca que murió en Texas en abril de 2021», agregó.

Desde junio de 2021, al menos 12 inmigrantes indocumentados murieron tras caer o quedar atrapados en el cerco que separa a México y Estados Unidos, según información de la agencia federal.

La tarde del pasado 3 de agosto ocurrió el incidente más reciente. Agentes del CBP en San Diego, California, que trataban de interceptar a un grupo de migrantes vieron a inmigrante mexicano con una «grave herida en la cabeza» luego de que brincó la segunda valla fronteriza. Paramédicos llegaron al lugar a las 3:47 pm y lo declararon muerto tres minutos después.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.