Publicidad

Univision Noticias

Contrario a lo que se cree, la viruela del mono no es considerada una enfermedad de transmisión sexual: aunque por ahora es más prevalente en ciertos grupos, cualquiera que entre en contacto cercano con alguien contagiado puede contraerla. Los primeros casos reportados en niños en EEUU dan cuenta de ello. ¿Por qué hay tanta preocupación si no es una enfermedad nueva? Respondemos a esta y otras dudas.

Ante la escalada de casos de viruela de mono y en un intento por redoblar los esfuerzos por frenarle el paso, la Organización Mundial de la Salud acaba de declararlo una emergencia de salud pública de preocupación internacional.

Se trata del nivel de alerta mundial más elevado y que se otorgó en el pasado a otras enfermedades como el polio o el covid-19.

A diferencia de lo que ocurrió en 2020, no se trata de un virus completamente nuevo y la humanidad ya dispone de armas para hacerle frente: hay pruebas diagnósticas y vacunas y antivirales efectivos.

Pero retrasos en la respuesta gubernamental han agravado la situación: los casos siguen propagándose a un ritmo preocupante – superando los 16mil en más de 75 países– y hay expertos que consideran que al menos en EEUU, la oportunidad para evitar que se hiciera endémica, ya se cerró.

“Creo que la ventana para controlar y contener este virus probablemente se cerró y, si no se ha cerrado todavía, ciertamente está empezando a cerrarse”, dijo recientemente el ex comisionado de la FDA, Scott Gottlieb en entrevista con el programa de CBS News, Face The Nation.

“Tenemos una epidemia que se ha propagado rápidamente por el mundo a través de nuevos mecanismos de transmisión sobre los que conocemos muy poco. Por esas razones he decidido que esta epidemia representa una emergencia de salud pública de preocupación internacional”, aseguró el presidente de la Organización Mundial de la Salud (OMS) Tedros Adhanom Ghebreyesus, quien tomó la decisión de emitir la declaración a pesar de la falta de consenso entre los miembros del comité de emergencia.

Se espera que con la designación haya una respuesta internacional coordinada con una mayor inversión que amplíe la vigilancia epidemiológica, así como la -todavía escasa- disponibilidad del tratamiento y vacunas. También que se amplíen los esfuerzos para combatir la desinformación que ya comienza a circular sobre la viruela del mono.

¿Cómo se transmite la viruela del mono? ¿Qué riesgo representa para la población general? ¿A qué síntomas hay que estar atento? Aclaramos estas y otras dudas.

¿Qué es la viruela del mono?

Es una enfermedad causada por el virus que pertenece a la misma familia de los ortopoxvirus, que causan la varicela y la viruela, aunque suele ser más leve y menos contagiosa que esta última.

No es nueva. Fue descubierta por primera vez en 1958 cuando hubo dos brotes en colonias de monos dentro de un laboratorio – de ahí su nombre-. Pero se sospecha que su reservorio natural son los roedores, de los cuales puede haber pasado a los humanos. El primer caso en una persona fue identificado en los años 70 en el Congo. Desde entonces es endémica en África occidental y central.

Desde inicios de mayo de 2022 ha aparecido en países occidentales, especialmente en Europa, en un brote completamente atípico sobre el que todavía quedan por responder muchas interrogantes. Lejos de detenerse, los contagios siguen acelerándose.

¿No es la viruela de siempre con otro nombre?

Tal y como explica El Detector de Mentiras de Univision Noticias, es falso que la viruela y la viruela del mono sean lo mismo: la segunda es menos mortal y contagiosa, recalca la OMS.

Si bien pertenecen a la misma familia de virus, la viruela fue erradicada mundialmente en 1980; mientras que la segunda ha seguido circulando en África desde su descubrimiento.

Varían en periodos de incubación y aunque los síntomas pueden ser similares no son exactamente iguales.

Si no es una enfermedad nueva, ¿por qué hay tanta alarma?

Si bien ya antes había habido casos aislados en países occidentales, estos solían estar conectados a viajeros en África y eran fáciles de contener, algo que cambió en 2022 cuando han brotado casos en muchos países, lo que sugiere que ha habido cambios en su dinámica de transmisión.

Se cree que ahora el virus se transmite más fácilmente entre personas y que hay podido estar circulando de forma desapercibida en Occidente desde hace tiempo.

La presentación de los síntomas también ha variado, por lo que los científicos están investigando posibles explicaciones para lo que está ocurriendo. Cualquier virus que se multiplique a gran escala en el mundo representa un riesgo, algo que ha quedado claro con la pandemia del covid-19.

Si bien no es tan mortal como el covid-19, no hay que subestimar la viruela del mono: es una enfermedad que puede ser sumamente molesta y acarrea riesgo de complicaciones.

“Mucha gente con estos contagios está sufriendo mucho y muchos tienen riesgo de sufrir daño y cicatrices permanentes. Hemos visto a muchas personas con síntomas tan severos que no pueden ir al baño, orinar o comer sin dolor agonizante”, dijo, Mary Foote, del Departamento de Salud de Nueva York durante una rueda de prensa.

¿Qué tan alto es el riesgo de contagio actualmente en EEUU?

Por los momentos el epicentro global de la epidemia es Europa, con un 80% de los casos en el mundo durante 2022. La mayoría son hombres que tienen sexo con hombres, pero también se han reportado casos en otros grupos.

En EEUU se han detectado más de 2,800 casos en 44 estados hasta la fecha, una cifra que se ha multiplicado en las últimas semanas y se espera siga subiendo a medida que aumenta la capacidad de realizar pruebas diagnósticas.

“Cada vez que surge algo como esto, probablemente siempre esté mirando lo que podría ser, podría ser, no sabemos, la punta del iceberg, por lo que esa es la razón por la que tenemos que realizar las pruebas. allí de una manera mucho, mucho más vigorosa”, dijo a CNN Anthony Fauci, asesor médico de la Casa Blanca.

Los CDC consideran que el riesgo para la población en general en EEUU «es considerado bajo», y que la posibilidad de exposición se eleva entre los grupos más afectados.

Activistas en la comunidad LGBTQ y clínicas de salud sexual se han movilizado para atender el brote, pero advierten que necesitan más pruebas, vacunas, tratamientos y recursos.

¿Cuáles son los síntomas de la viruela del mono?

Fiebre, dolor de cabeza, dolor muscular, inflamación de nódulos linfáticos, escalofríos, cansancio y una erupción de ampollas llenas de pus que aparece en el rostro, dentro de la boca y otras partes del cuerpo como manos, pies, pecho, genitales o el ano.

Suelen aparecer de una a dos semanas después del contagio y la enfermedad dura entre dos a cuatro semanas.

¿Cómo es la erupción de la viruela del mono?

La erupción causada por el virus aparece primero con lesiones con una base plana que luego se convierten en pápulas (lesiones elevadas), vesículas (llenas de líquido claro), pústulas (llenas de líquido amarillento) y costras que se caen tras secarse, detalla la OMS.

Si bien en teoría pueden aparecer de forma generalizada en todo el cuerpo, estudios recientes sobre este brote, como uno publicado en el New England Journal of Medicine, han encontrado que puede haber una única lesión o llaga en la boca o en los genitales o el ano, lo que puede hacer que médicos la confundan con alguna enfermedad de transmisión sexual.

Que haya un criterio amplio para considerar el diagnóstico es un esfuerzo esencial para la detección de los casos.

¿Qué tan peligrosa es la viruela del mono en términos de severidad?

Los contagios con la cepa asociada a este brote de la viruela del mono rara vez son mortales (su mortalidad ronda el 10%). De hecho, no se ha reportado fatalidades en Europa o EEUU.

Pero personas con sistema inmune comprometido, niños menores de 8 años, pacientes con historial de eczema, embarazadas o mujeres en lactancia pueden sufrir una enfermedad más seria y los síntomas suelen ser bastante dolorosos en cualquier caso y dejar cicatrices de por vida.

¿Cómo se transmite la viruela del mono? ¿Es una enfermedad de transmisión sexual?

Puede transmitirse de persona a persona mediante el contacto directo con sarpullido infeccioso, costras o fluidos corporales o mediante objetos contaminados como lencería o ropa.

También a través de secreciones respiratorias durante el contacto cara a cara prolongado o durante el contacto físico íntimo como besos, caricias o sexo.

Si bien la mayoría de los casos actualmente se reportan en hombres que tienen sexo con hombres, no necesariamente implica que haya una transmisión sexual en el sentido literal de la palabra.

“Algunas infecciones virales se transmiten por cualquier tipo de contacto cercano, entre los cuales está el sexo, pero es la cercanía lo que cuenta. No la actividad sexual per se”, dijo en una nota de prensa el Robert Murply infectólogo de la Universidad de Northwestern.

La semana pasada los CDC reportaron los dos primeros casos confirmados de viruela del mono en niños. También se han detectado contagios en mujeres. Todo esto confirma algo que ya los expertos advierten: cualquier persona puede contraer la viruela del mono mediante el contacto cercano y sostenido con alguien infectado.

¿Qué se sabe de los pocos casos de viruela del mono reportados en niños?

En EEUU se han reportado dos, ambos sin relación entre sí y probablemente asociados a transmisión del virus dentro del hogar, dijeron los CDC que están investigando más sobre el asunto.

Uno fue un toddler que vive en California y otro un infante que no reside en EEUU, pero estaba de vacaciones en Washington. Ambos recibieron tratamiento antiviral y se encuentran en buenas condiciones, indicó la directora de los CDC, Rochelle Walensky.

En Europa ha habido cinco casos en menores de 18 años hasta la fecha, incluyendo un bebé de siete meses en España.

Las autoridades británicas indicaron que no hay “evidencia robusta de transmisión considerable” fuera del grupo que parece ser el más afectado por este brote: hombres que tienen sexo con hombres.

¿Hay transmisión asintomática de la viruela del mono?

No. Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades advierten que la gente que no tiene síntomas de la viruela del mono no puede transmitirla a otros. Habitualmente el período de contagio es desde la aparición inicial de síntomas hasta que la erupción ha sanado (de dos a cuatro semanas).

¿Hay vacunas disponibles? ¿Puedo recibirlas?

Las vacunas desarrolladas para proteger contra los virus de la viruela pueden usarse para prevenir las infecciones de la viruela del mono después de la exposición al virus.

El gobierno de EEUU tiene dos vacunas almacenadas, JYNNEOS y ACAM2000. Distribuyó unas 300,000 dosis de la vacuna JYNNEOS en mayo y otras 786 mil dosis están siendo adjudicadas ahora. También ordenaron otros 5 millones para el 2023.

EEUU cuenta con 100 millones de dosis de la ACAM2000, aunque se ha optado por no usarlas todavía pues pueden tener serios efectos secundarios en personas con el sistema inmune comprometido.

Por ahora no se recomienda la vacunación masiva de la población contra la viruela del mono.

La disponibilidad de estas vacunas es sumamente limitada y las únicas personas elegibles a ellas son quienes hayan tenido contacto con alguien enfermo o trabajadores de salud en riesgo de exposición al virus. Si es tu caso, contacta al departamento local de salud.

Si soy sexualmente activo, ¿soy elegible a la vacuna?

No. Tener varias parejas sexuales es apenas un factor para considerar en cuanto a elegibilidad para la vacuna, advierten los CDC. Hay otros como nivel de transmisión del virus en la comunidad donde vives o si tus parejas han sido diagnosticadas con la viruela del mono.

¿Qué tratamientos hay para la viruela del mono?

No existen tratamientos específicos para las infecciones por el virus de la viruela símica o del mono. Sin embargo, debido a las similitudes genéticas de los virus, los medicamentos antivirales que se usan para tratar la viruela pueden usarse para tratar las infecciones de viruela del mono.

Los antivirales, como el tecovirimat (TPOXX), se pueden recomendar para las personas que tienen más probabilidades de enfermarse gravemente, como los pacientes con sistemas inmunitarios debilitados.

Pero hasta ahora el proceso para obtenerlo es engorroso por temas burocráticos, algo en lo que las agencias de salud están trabajando para facilitar el proceso.

¿Cómo puedo prevenir la viruela del mono?

Entre las recomendaciones de los CDC están:

  • Evitar el contacto cercano piel con piel con personas que tengan un sarpullido similar al de la viruela del mono: no tocar ni besar las costras o erupción, no abrazar a alguien contagiado, no usar sus utensilios de comida ni tocar sus sábanas, toallas o ropa.
  • Lavarse las manos con frecuencia con agua y jabón o sanitizador de manos en su defecto.

 

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.