Publicidad

AP News

MOSCÚ (AP) – El Kremlin acogió el viernes la propuesta del presidente de Estados Unidos, Joe Biden, de extender el último tratado de control de armas nucleares que queda entre los dos países, que expirará en menos de dos semanas. El portavoz del presidente ruso Vladimir Putin, Dmitry Peskov, dijo que Rusia está a favor de extender el pacto y está esperando ver los detalles de la propuesta de Estados Unidos. La Casa Blanca dijo el jueves que Biden ha propuesto a Rusia una extensión de cinco años del tratado New START. «Solo podemos dar la bienvenida a la voluntad política para extender el documento», dijo Peskov en una conferencia telefónica con periodistas. «Pero todo dependerá de los detalles de la propuesta».

El tratado, firmado en 2010 por el presidente Barack Obama y el presidente ruso Dmitry Medvedev, limita a cada país a no más de 1.550 ojivas nucleares desplegadas y 700 misiles y bombarderos desplegados, y prevé amplias inspecciones in situ para verificar el cumplimiento. Caduca el 5 de febrero. Rusia ha propuesto durante mucho tiempo prolongar el pacto sin condiciones ni cambios, pero la administración del ex presidente Donald Trump esperó hasta el año pasado para iniciar las conversaciones e hizo que la extensión dependiera de una serie de demandas.

Las conversaciones se estancaron y meses de negociaciones no lograron reducir las diferencias. «Se han propuesto ciertas condiciones para la extensión, y algunas de ellas han sido absolutamente inaceptables para nosotros, así que veamos primero qué ofrece Estados Unidos», dijo Peskov. Mikhail Ulyanov, el embajador ruso en las organizaciones internacionales en Viena, también elogió la propuesta de Biden como un «paso alentador». “La extensión dará a las dos partes más tiempo para considerar posibles medidas adicionales destinadas a fortalecer la estabilidad estratégica y la seguridad global”, tuiteó. La portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores de Rusia, Maria Zakharova, señaló en un comunicado que Rusia siempre ha pedido que se mantenga el tratado y dijo que los diplomáticos rusos están listos para entablar contactos rápidamente con Estados Unidos para formalizar su extensión por cinco años «sin demora».

Biden indicó durante la campaña que estaba a favor de la preservación del tratado New START, que fue negociado durante su mandato como vicepresidente de Estados Unidos. Las conversaciones sobre la extensión del tratado también se vieron empañadas por las tensiones entre Rusia y Estados Unidos, que han sido alimentadas por la crisis ucraniana, la intromisión de Moscú en las elecciones presidenciales estadounidenses de 2016 y otros factores irritantes. A pesar de la propuesta de extensión, la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que Biden sigue comprometido a hacer que Rusia «rinda cuentas por sus acciones imprudentes y adversarias», como su presunta participación en el evento de piratería Solar Winds, la interferencia electoral de 2020, el envenenamiento químico de la oposición figura Alexei Navalny y las acusaciones ampliamente difundidas de que Rusia puede haber ofrecido recompensas a los talibanes para matar a soldados estadounidenses en Afganistán.

Cuando se le pidió que comentara sobre la declaración de Psaki, Peskov ha reafirmado la negación de Rusia de participar en tales actividades. Después de que Moscú y Washington se retiraron del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio de 1987 en 2019, New START es el único acuerdo de control de armas nucleares que queda entre los dos países. Los defensores del control de armas han pedido enérgicamente la preservación de New START, advirtiendo que su caducidad eliminaría cualquier control sobre las fuerzas nucleares estadounidenses y rusas. La semana pasada, Rusia también declaró que seguiría a EE. UU. Para retirarse del Tratado de Cielos Abiertos permitiendo vuelos de vigilancia sobre instalaciones militares para ayudar a generar confianza y transparencia entre Rusia y Occidente. Si bien Rusia siempre ofreció extender el Nuevo START por cinco años, una posibilidad prevista por el pacto, Trump afirmó que ponía a Estados Unidos en desventaja e inicialmente insistió en que China se agregara al tratado, una idea que Beijing rechazó rotundamente.

Luego, la administración de Trump propuso extender New START solo por un año y también buscó expandirlo para incluir límites a las armas nucleares en el campo de batalla. Moscú ha dicho que permanece abierto a nuevas conversaciones sobre armas nucleares con Estados Unidos para negociar límites futuros sobre posibles armas, pero enfatizó que preservar el Nuevo START es esencial para la estabilidad global. Los diplomáticos rusos han dicho que el posible misil balístico intercontinental pesado Sarmat de Rusia y el vehículo deslizante hipersónico Avangard podrían contarse junto con otras armas nucleares rusas en virtud del tratado. El Sarmat todavía está en desarrollo, mientras que la primera unidad de misiles armada con Avangard entró en funcionamiento en diciembre de 2019. El ejército ruso ha dicho que el Avangard es capaz de volar 27 veces más rápido que la velocidad del sonido y podría realizar maniobras bruscas en su camino hacia un objetivo para evitar los sistemas de defensa antimisiles. Se ha instalado en los misiles balísticos intercontinentales existentes construidos por los soviéticos en lugar de ojivas de tipo más antiguo, y en el futuro podría instalarse en el Sarmat más poderoso.

Publicidad

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.